Juan Oñate es el presidente y director deportivo del Tiro Pichón. Desde 2016 tiene ambos cargos y comenta que «el trabajo se hace desde el corazón». Una persona fundamental para entender que el club esté en el mejor momento deportivo desde su creación en 1977.

«El campo del Tiro es nuestro mayor valedor»

Pregunta: La primera es obligada, ¿cómo está viendo Juan Oñate al juvenil este año?

Respuesta: La verdad que el equipo es una base de jugadores que llevan muchos años en el club. Es la misma generación que nos ha dado dos ascensos en cadetes y el equipo está haciendo un trabajo tremendo. Además, el cuerpo técnico es espectacular y le está sacando mucho rendimiento a la plantilla.

P: Son terceros, siendo el segundo mejor equipo en casa. ¿Cuál es la importancia que tiene el campo del Tiro para vosotros?

R: El campo es nuestro mayor valedor, porque llevamos dos años sin perder un encuentro, tanto en Liga Nacional como en División de Honor. Y esto sin contar con nuestro mayor apoyo que es la afición, que siempre llena el campo y arropa a los futbolistas. Para nosotros es un hándicap esta circunstancia.

P: No contar con el público es la noticia más negativa en este curso, ¿no?

R: Es una pena muy grande que nuestros aficionados no puedan estar disfrutando de los éxitos que está teniendo el juvenil.

P: ¿Juan Oñate puede sacar algo positivo de esta pandemia?

R: Lo positivo es la profesionalidad de nuestros cuerpos técnicos y de nuestros futbolistas. A pesar de la sensación de tristeza que inunda todo, se ha seguido trabajando con la misma ilusión y ganas frente a rivales de la altura de Málaga, Almería o Granada. Han competido lo mismo jugadores que venden papeletas para jugar que niños que tienen contratos profesionales. Esto dice mucho de nuestros chavales.

«Han competido lo mismo jugadores que venden papeletas para jugar que niños que tienen contratos profesionales»

P: Desde la presidencia y la dirección deportiva, ¿cómo se viven estos tiempos de pandemia?

R: Es bastante complicado, porque los gastos siguen siendo los mismos, desde los arbitrales hasta los de desplazamiento. El club tiene cero ingresos de taquilla y de socios. Está siendo muy duro, a pesar de que deportivamente estamos muy bien.

P: Llegaste a la presidencia en 2016. ¿Cómo han sido estos años al frente del Tiro Pichón?

R: Yo antes era director deportivo y la anterior junta dimite porque no hicieron de forma correcta las cosas. Por el compromiso y el cariño que le tenemos al club, me hice cargo de la presidencia con más compañeros. Hemos estado cuatro años y acabamos de renovar por otros cuatro más. Le estamos dando equilibrio a la entidad financieramente hablando, porque el Tiro estaba en una situación crítica.

P: Viendo un poco de información sobre el club, destaca por encima de todos dos lemas como son «el club de barrio más grande del mundo» y «la chusma selecta». ¿Cuál es tu valoración sobre ellos?

R: Lo cierto es que los aficionados del Tiro Pichón son gente muy pasional y triunfó lo de «el club de barrio más grande del mundo». Esto lo dijo un compañero que es directivo y se le quedó grabado. Comenzó a ponerlo en las redes y se ha ido quedando. El tema de «la chusma selecta» está dedicado a nuestro juvenil A.

«El club está creciendo a pasos agigantados»

P: ¿Cuál es la importancia del Tiro Pichón en la provincia de Málaga?

R: Desde nuestra humildad, es cierto que el club está creciendo a pasos agigantados. Lo mejor es que no perdemos nuestra identidad en ningún momento. La gente es muy arraigada al club y eso es importante. Los jugadores entran con tres años y acaban en el senior y, algunos de ellos, pasan al finalizar su carrera deportiva a los banquillos. Este sentimiento es lo que te hace crecer, porque somos gente sin motivos económicos ni personales, sino que trabajamos por pasión. Esta es la llave para mejorar, porque el trabajo se hace desde el corazón.

P: ¿Es complicado mantener todas las categorías del fútbol base, desde prebenjamines hasta juveniles?

R: Es muy complicado porque requiere un esfuerzo económico. Nosotros intentamos que nuestros equipos viajen con la mayor garantía posible. En los viajes a Jaén o Almería hay un desplazamiento en el que tienen que comer en el camino y hay que contratar un buen vehículo. Eso tiene un coste que nos cuesta la vida, pero siempre aspiramos a seguir consiguiendo categorías. Vamos a seguir luchando por ser ambiciosos y optar al máximo y mantener al club donde está actualmente.

P: Dentro de la gestión del club, además de la puramente administrativa, ¿cómo es el trato más personal con entrenadores y jugadores?

R: Es difícil por la cantidad de personas que hay en el Tiro Pichón, pero tenemos la suerte de contar con los mejores entrenadores que hay en Málaga y eso es un lujo para nosotros. El Tiro también sirve como trampolín para muchos jugadores y entrenadores. Este año se han ido quince futbolistas al Málaga, dos al Almería, uno al Granada, otro al Atlético de Madrid… Cada día es más orgullo ver a estos chicos cumplir metas personales.

«El juvenil A es el espejo de todos los equipos del club»

P: La evolución desde 1977 [año de fundación del club] está siendo muy positiva, ¿no?

R: Deportivamente, estamos en el mejor momento de nuestra historia. Lógicamente, estamos buscando darle el equilibrio que el club se merece con mucho trabajo y dedicación. Para nosotros era impensable estar en el nivel del juvenil A hace unos años. El senior está a las puertas del ascenso, el cadete A está luchando por las primeras plazas, el infantil A está primero peleando con el Málaga o el cadete B va a luchar por ascender a Cadete Autonómico, con una generación entera de primer año. La valoración general es muy positiva.

P: El ascenso del juvenil a División de Honor imagino que favorece al engranaje de la cantera, ya que repercute en todos los equipos.

R: El juvenil A es el espejo de todos los equipos del club. Los futbolistas de la cantera ven como, jugadores que hace unos años estaban en alevines, ahora siguen juntos en juveniles ganando Liga Nacional con un récord de puntos de los últimos diez años y con una gran generación de la casa más un entrenador que también es de los nuestros.

P: La última pregunta es un tanto distinta. Si bajase un extraterrestre y justo cayese en la ciudad de Málaga y se cruzase contigo, ¿cómo le explicarías qué es el Tiro Pichón?

R: Es difícil, porque sin conocernos pensará que estamos locos, ya que no se puede explicar la pasión que tenemos hacia el club. No obstante, cuando llevas dos semanas dentro, te das cuenta de todo. Muchos nos dicen que somos una secta [risas], pero lo cierto es que somos un club muy cercano y familiar, desde el presidente [el propio Juan Oñate] hasta el utillero somos todos iguales, sin poner a nadie por delante. Por eso te sientes pichonero desde el minuto uno que entras por las puertas del templo.