No se confundan. Bajo esa mirada tímida y sonrisa amable, se esconde un `killer´. Su altura, algo que a veces se mira con recelo en este mundo del balompié, tampoco importa. Iván Romero de Ávila Araque (La Solana, 2001) se encarga de engañar a cualquiera. Tiene la misma facilidad para responder a las preguntas como para perforar la portería rival. Lo hace en el Sevilla, siendo el máximo goleador del Grupo 4. Y pronto espera hacerlo con la Selección Española Sub-19, donde ha sido llamado para formar parte de la última concentración en el Pinatar Arena.

Lo de usted con los goles se podría considerar como un idilio…

  • La verdad es que los compañeros también ayudan mucho. Si no fuera por ellos yo no podría meter ni la mitad de los goles. Y nada, darle las gracias a ellos, porque si no no podría meter tantos goles como llevo este año.

Seguro que también ha habido muy buenos momentos pero, ¿estamos viendo su mejor versión?

  • Creo que sí, sobre todo de continuidad. El año pasado me lesioné cuando estaba bastante bien y tuve esa mala suerte. Este año no estoy teniendo ninguna lesión y todo va muy bien. Se puede decir que sí, que estoy en mi mejor momento.

Además, parece que Santi Denia le ha echado el ojo…

  • Por lo menos, la primera convocatoria que fui lo di todo, como todos los que estábamos allí. Y nada, intentar sorprenderle para que cuente conmigo más veces. Y ojalá, tener esa oportunidad.

¿Qué destacaría de la concentración del Pinatar Arena?

  • Sobre todo, el compañerismo de todos. Éramos muchos nuevos, íbamos algo tímidos y creo que hicimos una gran piña entre todos los jugadores de todos los equipos que íbamos. Creo que es lo que más destacaría: el compañerismo y el respeto de todos los jugadores

¿Le sorprendió algo en particular? ¿Cómo lo vivió?

  • Me sorprendió todo en general. El que trataban a todos por igual, hubieras ido una vez o diez veces. Pero allí todo el mundo le trataban igual, con mucho respeto y eso es lo que más me llenó a mí.

Hay mucha competencia arriba, especialmente en los puestos de ataque. Manteniendo este nivel, no sé si se ve con posibilidades de disputar la Ronda Élite de marzo…

  • Sabemos que es muy complicado ir a la Ronda Élite pero bueno, hay que darlo todo en los partidos que hay antes de esa convocatoria. Y ojalá Denia pueda contar conmigo.

Recuerdo que el año pasado le vi en la Copa de Campeones, con el Sevilla. Era Juvenil de segundo año. Este año van líderes en el Grupo 4. No sé cómo se siente sabiendo que este año la responsabilidad puede recaer sobre usted y en los jugadores más veteranos.

  • Lo que más nos caracteriza al Sevilla de este año es el compañerismo que hay. Y eso, la suerte que estoy teniendo, anotando más goles gracias a mis compañeros, no quiere decir que sea responsabilidad mía. Es gracias a ellos también donde estoy teniendo la suerte de anotar más este año.

Cuando hablamos de usted, siempre lo asociamos a la palabra gol. Pero para el que no le conozca, ¿qué más virtudes destacan del juego de Iván Romero de Ávila?

  • Desde siempre he sido más un mediapunta o un pasador que un goleador. Este año al principio me empezaron a poner de delantero, porque teníamos a un compañero tocado y a otro que venía de primer año. Al principio teníamos que ayudarle y bueno, tuve la suerte de que el míster me dio la posibilidad de jugar de delantero y la verdad es que por ahora estoy haciéndolo lo mejor posible y me estoy viendo muy bien.

¿Se imaginaba algún día jugando de delantero? ¿Varía mucho el jugar en una posición o en otra?

  • Si varía en el sentido de que si juegas un poquito más atrás tienes la opción de venir, de coger más el balón. Estando de delantero es una posición más incómoda en el sentido de que no corre tanto el balón siendo tan mediapunta como era yo. Pero bueno, la verdad es que me he acostumbrado bien y estoy contento de jugar en esa posición este año.

¿Se ha puesto Iván Romero de Ávila algún objetivo a corto plazo?

  • El objetivo es dar lo mejor que pueda de mí hasta que termine el final de temporada. Las cosas ya llegarán

Llegó al Sevilla en el año 2017. ¿Con qué cosas buenas se queda de estos dos años?

  • Yo llegaba un poquito tímido aquí al club, y lo que más me atrajo fue el trato que tuvieron conmigo, la gente, lo rápido que me adapté gracias a ellos. Tanto como los jugadores, entrenadores, gente de área técnica, gimnasio… todo. La verdad es que eso para mí fue lo mejor porque gracias a ellos me acostumbré y adapté al grupo.

¿Pensar en el primer equipo es una utopía o empieza a ser una realidad?

  • Ahora mismo sabemos que el primer equipo está muy complicado. Aparte también por todos los delanteros que hay. Pero bueno, como te dije antes, intentar hacerlo lo mejor posible para sí puedo ir algún convocatoria más con la Selección, la Ronda Élite…y si quiere llegar la del primer equipo pues encantado de poder defender esa camiseta, que es un orgullo muy grande para mí.