Iván Amaya, el técnico del Rayo Vallecano “A” tiene muchas ganas de comenzar esta temporada como entrenador franjirrojo. Sobre todo, cree en sus jugadores y en el buen trabajo que están haciendo esta pretemporada. De tal manera que empiece la liga con un buen pie, intentando dar guerra al Real Madrid fuera de casa.

PREGUNTA: Antes de nada, ¿qué tal estás de salud con todo esto de la pandemia?

RESPUESTA: Estamos muy bien gracias a dios, ya sabes… No queda otra que saber convivir con esto porque es nuestro día a día.

P: ¿Qué significa el Rayo Vallecano para ti?

R: Para mí el Rayo lo es todo. Yo creo que es donde me han enseñado todo. Para mí, el Rayo Vallecano ha sido un colegio. Entré con 12 años, luego mi hermano, mi sobrino… Ha sido el equipo que ha permitido que sacase a mi familia adelante en todo este tiempo.

P: ¿Qué sentimiento tuviste al llegar al juvenil A?

R: Sentimiento muy grande. Tanto el club como la secretaria técnica valoraron mi trabajo y, sobre todo, fue un honor que pudieran contar conmigo para dirigir al juvenil. Sabiendo además que es una categoría tan grande como la que es la División de Honor. Aunque no me pilla de nuevas, las últimas cinco jornadas de la pasada temporada ya supe cómo era.

P: ¿Cómo afrontas esta temporada? ¿Qué aspiraciones tienes?

R: Veo a un equipo muy competitivo, muy agresivo, muy Rayo Vallecano. Además, hay jugadores que llevan muchos años en el club, que eso hace que a la hora que los partidos se pongan cuesta arriba, sabemos que hay gente que tiran del carro.

Los jugadores, al ser muchos del año pasado saben cómo trabajo, mi metodología, lo que queremos y lo que no. Los refuerzos que hemos traído son la guinda del pastel para poder hacer cosas buenas.

Yo no me pongo un objetivo. Si tengo que ponerme uno es el partido del Madrid, y el segundo sería el del Majadahonda. Creo que pensar más allá sería una equivocación tanto para el equipo como para mí.

P: ¿Qué estilo de juego se adecúa mejor al equipo?

R: Nuestro estilo de juego se basa en ser un equipo valiente, un equipo que quiere el balón, un equipo agresivo, ganar duelos… Cada semana habrá que asimilar una serie de conceptos que se irán mejorando. En pretemporada hemos trabajado muchos conceptos, como el hecho de tener un gran campo como es la Ciudad Deportiva, pero tener en cuenta que también tocará jugar contra equipos pequeños como los Yébenes, el Adarve… Para que cuando llegue estar preparado para el trabajo que queremos.

P: ¿Qué sensaciones tienes para el partido de este fin de semana contra el Real Madrid?

R: Las sensaciones son muy buenas, muy positivas. El equipo está muy metido, con muchas ganas de jugar y sobre todo de ir a dar la sorpresa a la Ciudad Deportiva del Real Madrid. Mejor escaparate que este para lucirse no existe para los jugadores, porque hay desde jugadores, técnicos y gente de otros equipos que pueden estar ahí viéndote.

P: ¿Hay los mismos nervios como entrenador que como jugador?

R: Pues sí, porque al final cuando juegas al fútbol eres tú el que está en el campo y puedes arreglar las situaciones, pero cuando estas fuera solo puedes mandarlas. Yo siempre les digo a mis jugadores herramientas, y luego ellos pueden utilizar una que es buena, o incluso una mejor. Está claro que al final no eres el que estás dentro del campo.

Lo que seguro, es que estoy muy contento con el equipo, porque todo lo que trabajamos y lo que se le exige a los chavales hace que trabajemos a las mil maravillas.

P: ¿Te ves dirigiendo al Rayo Vallecano en el Estadio de Vallecas?

R: Hombre, para mí sería el sueño perfecto. Yo siempre, y además se lo digo a los jugadores que estamos en el mismo barco. Ellos quieren ser profesionales, y tienen que tener el objetivo, no de jugar en el Rayo “B”, sino de jugar en el primer equipo. Yo creo que hay que pensar siempre en grande para que el objetivo no se quede pequeño.

Para mí sería un sueño, tu imagínate debuté en el Rayo como profesional, imagina como entrenador…