Tras una decepcionante temporada pasada en la que el Atlético de Pinto terminó en puestos de descenso, aunque se mantiene en la categoría al no practicarse ningún descenso tras la suspensión de la liga por la crisis de la COVID-19, el club pinteño comenzó una importante renovación. Comenzando con el cambio de directiva y siguiendo con algunos puestos clave. Uno de estos puestos es el del entrenador del Juvenil División de Honor. A este equipo llegó hace unos dos meses David Samaniego, con una maleta cargada de ilusión y ganas de hacer crecer al club.

Pregunta: Para quien no lo conozca. ¿Quién es David Samaniego?

Respuesta: Lo primero de todo, decir que mi vida es curiosa, soy una persona normal que ha ido poco a poco quemando etapas. Aunque es difícil, con esfuerzo, humildad y compromiso se puede ir creciendo y llegando lejos en el futbol. Soy una persona muy cercana, que le gusta hablar para que la gente entienda, a veces con menos palabras se dicen más cosas.

Sobre mi vida decir que jugué al futbol desde los 5 años hasta los 27, he pasado por División de Honor Juvenil dos años, después jugué en Tercera División, también he entrenado con el CD Ourense en Segunda B, sin llegar a debutar. Después estudié la carrera de Educación Física y Deporte, me saqué los títulos de entrenador de fútbol bastante joven, mientras jugaba, puesto que ya me picaba el gusanillo, por ello comencé a entrenar hace 16 años y aquí sigo. Los últimos siete años en el Atlético de Madrid, el año pasado en un proyecto internacional del Atlético de Madrid en Israel, y este año he firmado en el Club Atlético de Pinto de División de Honor Juvenil. También voy a realizar un curso de Coaching deportivo, puesto que me parece algo muy importante todo lo relacionado con la psicología deportiva y es algo que los entrenadores debemos dominar.

¿Cómo juegan o quieres que jueguen tus equipos?

 R. Yo me adapto siempre a los jugadores que tengo y a la categoría que vamos a jugar. Hay que saber la identidad del club en el que estás, el pasado que ha tenido el club, los jugadores que tenemos, el campo… al final todo influye para poder jugar de una manera u otra. Está claro que a todos los entrenadores o a casi todos nos gusta el buen futbol, tener el balón, dominar, robar tras perdida, crear ocasiones, pero no siempre es posible. Hay que analizar bien lo que se tiene y ver de que manera se puede sacar más rendimiento a todo. Hay que enseñar a los jugadores a entender el juego, que sepan atacar y defender, que tengan claro lo que hay que hacer en su puesto específico, que estén mentalmente fuertes. Por ello no siempre en todos mis equipos se juega de igual manera. Eso sí, me gusta que sea un juego vistoso, que el equipo sea competitivo y valiente, me gustan mucho los equipos valientes y guerreros. Y después la concentración y la intensidad como base para poder construir todo lo demás.

 Dado que es una categoría formativa, la parte emocional y educativa es muy importante para el futuro de los jugadores. ¿Cuáles son los valores que intentas transmitir a tus jugadores?

 R. Está claro que estamos formando jugadores, pero esta división es diferente al resto porque es alto rendimiento, por lo que tenemos que hilar muy fino. Para mi el tema de los estudios es algo muy importante y siempre les pongo mi ejemplo. Yo jugué dos años en División de Honor Juvenil, aprobé todo en el instituto y pude hacer una licenciatura universitaria mientras jugaba en Tercera División y estaba entrenando en Segunda B. Por ello les digo que se puede hacer todo a la vez y que es muy importante el deporte y los estudios. Con el futbol van a adquirir valores sociales como el respeto, la cooperación, las relaciones sociales, la competitividad, convivencia, solidaridad, y después valores personales como la creatividad, los retos, la autodisciplina, el sacrificio, la perseverancia, la humildad…

 El año pasado el Pinto logró la salvación in-extremis, pese a acabar en puestos de descenso, la situación provocada por la COVID-19 os brindó la oportunidad de volver a pelear en esta categoría. ¿Cómo estas viviendo las primeras semanas del proyecto? has encontrado al Atlético de Pinto?

 R. Llevamos un mes de trabajo y estoy muy a gusto. El club está bien, creciendo poco a poco. Con el cambio de directiva todo está asentándose y yendo por el buen camino y creo que pronto se verán los resultados. El club tiene aire nuevo y hay cosas por llegar que van a ser muy importantes. Ahora lo más importante es el COVID-19 que nos deje seguir entrenando y compitiendo a partir de noviembre.

 Tras las malas sensaciones del equipo la temporada anterior,. ¿Consideras seguir con la base del proyecto anterior o se va a optar por fichar a gente de fuera para reforzar el equipo?

 R. Del año pasado se quedaron muy pocos jugadores por lo que estamos en construcción de un equipo diferente y nuevo. Llevamos dos meses en búsqueda de jugadores, aún no tenemos la plantilla cerrada y en este mes creo que se anunciarán nuevos fichajes. Vamos paso a paso y creo que se va a cerrar una plantilla competitiva y yo creo que será un gran año.

 El año pasado fue una temporada muy mala para el club, con hasta tres técnicos distintos en el equipo. ¿Sientes que esto supone una presión añadida sobre tus espaldas?

 R. Presión no, para nada. La nueva directiva quiso que fuera yo el entrenador, confiaban en mi y a mi me pareció un proyecto ilusionante y muy bonito. Me gustan los retos y me gusta que confiaran en mí para este nuevo proyecto. Está claro que los entrenadores siempre dependemos de los resultados pero aquí tenemos un objetivo común. La única presión es la que me pongo yo, porque me gusta que mis equipos compitan y hacer las cosas bien.

 Después de completar los primeros entrenamientos y partidos de pretemporada. ¿Cuáles han sido tus sensaciones del equipo estos primeros días?

 R. La verdad que muy contento del trabajo del equipo, hay muchos jugadores nuevos. Estamos empezando a automatizar cosas que yo quiero y que creo que son esenciales para el equipo. Tenemos aún un mes de trabajo, donde el objetivo prioritario es llegar al 1 de noviembre a tope para ese primer partido de liga contra el Alcorcón.

R. En el último partido de pretemporada fuisteis derrotados por dos goles a cero frente al Rayo Vallecano. ¿Qué sensaciones te dejó el partido?

 R. La verdad que el equipo estuvo muy bien pese a jugar sin muchos jugadores importantes que están fuera por lesión o con el primer equipo. Hicimos un gran partido y me sirve para valorar que los jugadores están respondiendo bien y van asimilando conceptos. Al final es contra un Rayo Vallecano que tiene la plantilla cerrada y es candidato para estar arriba en el Subgrupo A. Por lo tanto estoy muy contento con el trabajo del equipo. Al final el resultado es lo de menos porque para mí lo que es mas importante es que se vea lo trabajado durante la semana en estos partidos de entrenamiento y que los jugadores vayan asimilando lo que yo quiero.

 ¿Qué aspectos te han sorprendido del Atlético de Pinto?

 R. Para mi la cercanía de toda la gente, las ganas de querer mejorar el club y el ilusionante proyecto que se está haciendo. Las instalaciones y todo el grupo humano de trabajo son inmejorables para que todo siga por el buen camino. El objetivo es que el Atlético Pinto esté en boca de todos por la buena gestión y por los buenos resultados. Yo voy a poner mi granito de arena para que todo siga por buen camino y vamos a ver que nos depara el futuro.

Para finalizar, algún mensaje para la afición de cara al inicio de temporada.

 R. Decirles que se ilusionen este año con el nuevo proyecto que hay por delante. Yo creo que se está trabajando muy bien, se están intentando hacer cosas muy bonitas. Por lo que tengo entendido es una afición muy cercana. Los animo a seguir viniendo, a seguir confiando en la gente que está aquí nueva y en el trabajo que vamos a hacer. La verdad que nosotros trabajamos para que el club siga creciendo y para que todos los niños se puedan ir formando y sigan jugando al futbol que es lo que les gusta. Y nada, que daremos lo mejor que tengamos para que todo vaya por el buen camino.

Foto: Atlético de Pinto