Hemos vivido un partido realmente interesante y dotado de seriedad futbolística por parte de C.D. Leganés y Burgos Promesas, liderados por la pizarra de sus entrenadores. El encuentro resultó frenético y vimos un partido muy nivelado por dos equipos que dan pinceladas del buen fútbol que son capaces de generar.

 

La primera parte fue liderará por el medio campo del Leganés que con su 4-3-3 mostraba una presión ante la salida del Burgos que planteó la primera parte con un 4-4-2. Los primeros compases del encuentro se caracterizaron por la intensa presión de ambos equipos, que trataban de evitar a toda costa que pudiesen llegar a portería contraria. La primera del partido llegaría de las botas de Álvaro Expósito a balón parado (min.26). Las réplicas llegaban por parte del equipo de Roberto Santamaría también a balón parado. Aún así, no había ocasiones claras por parte de ambos equipos hasta llegar al descanso.

En la segunda parte se abrieron los campos y comenzó el ‘toma y daca‘. Se adelantó el Burgos con una buena acción individual de su extremo Víctor Casais, que anotó con un disparo raso (min.50). Pero rápidamente el Leganés de David Bohega, incisivo por su extremo derecho y, además, MVP del encuentro Naim García, fueron capaces de empatar el partido en apenas diez minutos.

Sólo tres minutos más tarde, el Club Deportivo Leganés se adelantaba en el marcador por medio de Adrián Baroa. El delantero, que fue clave la pasada temporada en Liga Nacional, abrió su casillero goleador esta temporada en División de Honor. De él se espera mucho a lo largo de este curso futbolístico.

A partir de ahí, el partido estuvo roto, con varios vaivenes que bien podían haber alterado mucho el electrónico. Lo intentó el conjunto del sur de Madrid, consciente de la importancia de llevarse tres puntos en una visita complicada en la región castellano-leonesa.

Pero, finalmente el Burgos empató con una jugada a balón parado sucedida tras una cesión de un defensor al portero del Leganés, Javi Garrido. Santi Miguélez ponía el empate en el minuto 84 y daba un halo de esperanza a los burgaleses, que podían conseguir su primera victoria de la temporada en su feudo.

El árbitro Sergio Calleja decretaba el final del partido con un marcador final de empate a 2. Un resultado que deja insatisfecho a ambos equipos debido al esfuerzo que ha supuesto para ambos. Aunque, sin duda alguna, un partido realmente entretenido para el espectador.