El Rayo Vallecano recibía en casa al Real Madrid en un partido a priori donde el equipo blanco iba a dominar. Los de Amaya venían de empatar a cero frente al Unión Adarve con ganas de volver a ganar, por lo que no iba a ponerle las cosas fáciles al Real Madrid. Por su parte, el equipo merengue venía de perder su primer partido de liga frente al Atlético de Madrid. Por ello, quería volver a ganar y defender su puesto en la tabla.

Rayo Vallecano 1 – 2 Real Madrid

El partido comenzaba con dominio del equipo blanco. Destacar que el Rayo Vallecano había salido con defensa de cinco para frenar cualquier ataque rival. La intensidad no tardó en florecer, pero la zaga del Rayo supo contener perfectamente al Real Madrid. Pocas ocasiones, hicieron que el partido se hiciese cuesta arriba para ambos a la hora de disparar a portería.

Por su parte, el equipo local aprovechó sus ocasiones al principio, sobre todo a balón parado, donde bien en córner o falta Asier volvía a ser el protagonista. A punto estuvo de marcar el primero para los suyos de gol olímpico, pero no tuvo tanta suerte. En el minuto 19, una jugada individual de David, el número 10 del Real Madrid hizo subir el primer tanto al marcador. Ninguno de los jugadores rayistas pudo pararle y aprovechó una buena jugada para anotar en la meta de Dani. Otra novedad en la portería, ya que Santi o Álvaro no estaban bajo los palos.

A pesar del gol, los vallecanos no se dieron por vencidos y siguieron atacando para buscar el empate. Así, una ocasión tras otra acabó en una contra donde un balón perfecto para anotar hizo que un defensa del Real Madrid hiciera penalti sobre el jugador del Rayo. De este modo, en el minuto 39, Asier empataba para los suyos con un tanto impecable desde los once metros. Pocos minutos después el árbitro pitó el final de la primera parte, siendo muy buena para el Rayo y no tanto para el Real Madrid.

La charla en los vestuarios surgió efecto en el Real Madrid, que en el minuto 47 anotó un gol de falta directa por el palo del portero. Un tiro seco y duro de David, para hacer doblete y adelantar de nuevo a su equipo. Las cosas no funcionaban para los de Amaya, por lo que hizo movimientos en el banquillo, introduciendo entre ellos a Baladía que no había sido titular.

En el transcurso de la segunda parte el colegiado no paraba de pitar faltas a favor del Real Madrid sin peligro alguno. Por su parte, el Rayo aprovechó los últimos minutos para tratar de hacer daño al rival y por poco anota el segundo para rascar un punto. Los nervios y el cansancio no hicieron que el balón acabase en el fondo de las mallas. Tras tres minutos de descuento el árbitro pitó el final del partido.

El Rayo Vallecano tiene que estar contento con su actuación en el partido plantando cara al vigente campeón y actual líder. Este, por su parte tiene mucho que mejorar, ya que por poco acaban perdiendo esos tres puntos que le siguen manteniendo en lo más alto.