El juvenil blanco no dio muchas opciones al San Félix malagueño y pone un pie en la final de la Copa del Rey. El filial del Madrid lucha por revalidar el título y salía a ofrecer su máxima expresión para combatir las dudas del gol de mano que les clasifico en los cuartos; con esa actitud, los de Guti encarrilaron la eliminatoria en Valdebebas.

Los merengues dominaron la primera parte, haciéndose con la posesión del balón y jugando con cabeza, generando peligro sobre el área del Sna Felix, y trabajando la presión para recuperar el balón. En el minuto uno, More remató un pase desde el lado derecho de Pedro para abrir el marcador de la contienda.

Manteniendo la intensidad, Martín y Víctor pusieron a prueba la portería rival. En el minuto 23, Pedro mandó a la red un envío de López desde la derecha. Más tarde en le 31, Pedro volvió a marcar un balón de Alberto y definir con precisión dentro del área.

En la segunda mitad, el San Félix recortó distancias con un tanto de Álamo, aunque el Juvenil del Real Madrid volvió a controlar el partido. Zabarte hizo el cuarto  en el 67’ y, poco después More selló su doblete al batir a Gonzalo en el mano a mano. Alberto cerraba el marcador en el 86’ y acercaba un poco más a los blancos a la final de la Copa del Rey. El San Felix deberá darlo todo en la vuelta e intentar la remontada por tanto si quiere dar la vuelta a una situación que se le pone como poco complicada.