El Rayo Vallecano afrontaba este partido como una final, ya que son pocos los partidos que quedan para acabar la liga. Por ello, una victoria en los últimos encuentros puede meterle en la zona alta de la tabla. Por otro lado, el Extremadura UD quería ganar el partido, pero no tuvo la suerte ni el acierto para llevarse siquiera un punto.

Rayo Vallecano 3 – 1 Extremadura UD

El partido comenzaba con un penalti a los dos minutos a favor para los de Amaya, donde Reverte, número 3 del Extremadura fue expulsado. Tras despejar un balón con las manos que entraba directo a gol, el colegiado sacó la tarjeta roja y señaló penalti. Desde los once metros, Asier anotaba el primero para los suyos, siendo decisivo una vez más.

El rival buscaba marcar para meterse en el partido de nuevo, pero no lo conseguía. Tan solo una intervención del guardameta rayista constituyó el poco peligro en los siguientes minutos. A pesar de ello, Dani estuvo muy bien colocado y dando indicaciones a los suyos. El meta del Rayo repetía titularidad, tras incorporarse al equipo y causar buenas sensaciones.

El trascurso de los siguientes minutos fueron dominio del Rayo Vallecano, donde la pelota no conseguía entrar para anotar el segundo. A su vez, el Extremadura se defendía bien despejando todo balón de peligro de su área. Tan solo una jugada en el minuto 43 de partido pudo meterles de nuevo en el partido y anotar el gol psicológico antes del descanso. Un balón suelto tras un barullo que aprovechó un jugador azulgrana para empalmar un gran disparo que se fue al larguero. Pocos minutos después el árbitro señalaba el final de la primera mitad.

En la segunda parte, el conjunto de Iván Amaya salió igual de enchufado que en la primera. Grandes ocasiones hicieron que el gol acabase llegando, y es que una jugada de uno contra uno acabó con el segundo penalti del encuentro. Tarjeta amarilla para el defensa del Extremadura y penalti que tiraría Asier. La serenidad y veteranía del capitán rayista siempre están presentes, por lo que materializar el penalti no fue un apuro. Así, el Rayo se imponía por dos a cero en el minuto 53.

A partir de aquí, el Rayo iba a ser el dueño y dominador del encuentro estando muy sólido en defensa y generando muchas ocasiones de peligro. La entrada de Baladía supuso un cambio circunstancial en el once del franjirrojo. Así, el equipo trenzó una muy buena jugada y tras un pase de Asier, Baladía remató al límite para meter el tercer gol del encuentro en el 66 de partido.

Todo estaba de cara para los vallecanos y parecía que se iban a ir imbatidos, pero en el minuto 73 un balón aislado acabó en un centro que Luis, el número 7 anotó de cabeza y el portero no se tiró. Tampoco pudo llegar. Tres a uno en el marcador, que de poco sirvió para el Extremadura, ya que los siguientes minutos se limitó a mantener su portería sin más goles.

Sin duda un partido reñido y una vez más el Rayo Vallecano dominio absoluto sobre su rival. Poco a poco el equipo va cogiendo forma y se nota cada vez más que este Rayo puede estar a la altura de los grandes. Lamentablemente son pocos los partidos que quedan, por lo que tiene que aprovechar al máximo sus oportunidades de engancharse a los cinco primeros.