La fuerza de la afición y la conexión con tu propio estadio deben ser factores suficientes para hacer de tu campo una fortaleza. Los objetivos que los equipos se plantean a principio de temporada pasan por conseguir el máximo número de puntos posibles disputados en casa.

La DH5 destaca por ser una de las más disputadas de la categoría. Cada jornada aparece una sorpresa que hace tan interesante este grupo. Es difícil conseguir un gran rendimiento en casa debido al gran nivel de los equipos que hacen de cada partido una batalla complicada de defender en su propio territorio a los equipos locales. Sin embargo, hay tres equipos que han hecho de sus estadios un fortín. Real Madrid, Atlético de Madrid y Burgos han sabido aprovechar al máximo las fortalezas de sus estadios para hacer de sus campos un lugar inexpugnable.

VALDEBEBAS

Territorio blanco, territorio del líder. Valdebebas se ha convertido en el mejor fortín de la liga. Pocos equipos han conseguido sacar puntos de la casa blanca. De hecho, el único capaz de haber profanado el templo blanco fue el Valladolid que consiguió un punto meritorio. Con partidos todavía por delante se antoja complicado para los equipos que visiten Valdebebas el objetivo de conseguir llevarse puntos de allí.

Casa Real Madrid
Ciudad Deportiva de Valdebebas | Foto: Campus Experience Real Madrid

La dificultad de sumar se complementa con la de intentar no encajar goles. El nivel goleador que ha mostrado el Real Madrid en este tramo de temporada es significativo. 43 goles a favor en diez encuentros hacen una media de más de cuatro goles por partido. Algo muy complicado para sus rivales que deben tener una capacidad goleadora fuera de casa increíble. Y el dato a remarcar es la concesión de goles que es de tan solo cuatro goles en toda la temporada en casa. Números únicos los del Real Madrid.

La exigencia de los jugadores de Dani Poyatos en casa a quienes pisan suelo blanco es máxima. Alma de líder que quiere hacer de su feudo un lugar inconquistable. Quiere repetir lo de la pasada campaña que no concedió ninguna victoria a los equipos que visitaban la ciudad deportiva del Real Madrid. En el horizonte todavía el derbi que puede ser uno de los conjuntos que asalte por primera vez en mucho tiempo Valdebebas.

EL CERRO DEL ESPINO

Otro equipo que no hace prisioneros en su estadio es el Atlético de Madrid. La única manera de perseguir al actual líder es ser sólidos y solventes como local. Así está respondiendo el club rojiblanco durante toda la temporada. Dos empates es lo único que ha concedido el Atlético de Madrid en casa. Aravaca y el propio Real Madrid han dificultado a los rojiblancos mantener los puntos en casa. Ambos además con dos empates a cero.

Casa Atlético de Madrid
Ciudad Deportiva Wanda Atlético de Madrid, generalmente conocida como Cerro del Espino | Foto: esmadrid.com

Para ser campeón de la DH5 hay que mostrarse imponente en casa y eso ha demostrado el Atlético de Madrid. Cerrar la portería es importante, pero si ahí tienes al actual Zamora de la competición se hace más fácil. Saldaña ha encajado tan solo tres goles en once partidos disputados en el Cerro del Espino. Un dato que pone en serias dificultades a sus rivales si quieren hacer gol y, como consecuencia, dejar escapar puntos.

La filosofía atlética inculcada por Diego Pablo Simeone en el primer equipo desde su llegada de hacer del Calderón y, actualmente, del Metropolitano un feudo inexpugnable ha calado en las categorías inferiores. Carlos González ha concienciado a sus pupilos para no perder ni un solo punto más de aquí al final de temporada.

PALLAFRÍA

Ya lo adelantó uno de nuestros redactores que el Burgos sería el equipo revelación en casa. No erró en su predicción. El conjunto burgalés es un caso curioso en la categoría. Actualmente fuera de descenso, y con un encuentro por disputar en casa ante el Real Madrid, tiene 23 puntos, hasta aquí todo normal. La curiosidad llega cuando de esos 23 puntos, 21 los ha sacado en Pallafría. La solvencia del conjunto de «Pechu» para conseguir puntos en casa es única. Contrasta con el pobre nivel que demuestra como visitante.

Estadio de Pallafría en Burgos | Foto: JuvenilDH

Este equipo se planteó a principio de temporada conseguir la permanencia y sabía que todo pasaba por hacer de Pallafría uno de los mayores fortines de la liga. El Extremadura es el único equipo que puede decir haber asaltado el feudo burgalés. Rayo Vallecano, Valladolid y Rayo Majadahonda consiguieron volver a sus tierras con un punto de la fortaleza del Burgos.

El clima que se genera en Pallafría hace de él un lugar único en la categoría. Con 15 goles en diez partidos explota al máximo los recursos goleadores. Y, en cuanto a los goles recibidos, mantiene registros de líder. Tan solo ha recibido cuatro goles en casa. Nada que envidiar a Real Madrid o Atlético de Madrid como local. Cifras no muy altas, pero que sirven para mantenerse ahora mismo vivo en División de Honor. Tiene la tarea pendiente de mejorar fuera de Burgos, pero si consigue la permanencia a final de temporada, nadie podrá reprocharle a los muchachos de Pechu el trabajo realizado.