Semana importante en Vigo. Tras muchos años en los que el fútbol base del Celta de Vigo se ha desarrollado en A Madroa, esta semana se confirmaba el traslado a la que desde ahora será la nueva casa de las categorías inferiores del Celta de Vigo, la Ciudad Deportiva Afouteza. Además, el destino ha querido reservar un estreno por todo lo alto para la nueva ciudad deportiva. Nada más y nada menos, que con un derbi gallego contra el Deportivo de la Coruña en División de Honor.

Celta y Deportivo llegaban empatados a puntos, en lo más alto de la clasificación del DH1 A, a este encuentro. Eso sí, los locales habían disputado un partido menos. La semana pasada su partido frente al Racing de Ferrol tuvo que suspenderse debido a un caso de Coronavirus. Así pues, si bien el derbi gallego es siempre uno de los partidos más apetitosos de la temporada en División de Honor, en esta ocasión el encuentro presentaba más alicientes que nunca.

Tres años sin conocer la victoria en el derbi

La ilusión por estrenar un nuevo estadio, junto con los malos resultados cosechados por el Deportivo en el derbi gallego de los últimos años, podían hacer prever una tarde feliz en Mos. Pero no fue así, el Deportivo pudo vencer al Celta de Vigo por primera vez desde la temporada 2017/18 y llevarse los tres puntos y el liderato a casa. Y es que no se puede decir que los deportivistas vinieran cosechando buenos resultados contra su gran rival en las últimas temporadas. El conjunto coruñés encadenaba cinco derbis gallegos sin conocer la victoria. Y, de hecho, salvo de esos cinco partidos, tan solo en el último habían podido empatar. Una mala racha con la que los blanquiazules han conseguido romper por todo lo alto esta jornada.

Tendríamos que remontarnos hasta el 12 de noviembre de 2017 para encontrar la última victoria del Deportivo de la Coruña en el derbi gallego de División de Honor. Aquella tarde, los coruñeses remontaron un 0-2 inicial del Celta para acabar imponiéndose por 4-2. Pero para encontrar una victoria a domicilio de los coruñeses en el derbi, tendríamos que remontarnos todavía más en el tiempo. Hasta hace más de siete años, cuando el Deportivo se impuso por 1-2 en A Madroa, en la primera vuelta de la temporada 2013/2014. Casi nada, el Celta llevaba seis temporadas sin caer en un derbi gallego como local. Una mala racha en los derbis con la que el Depor ya estuvo cerca de terminar la pasada campaña, cuando logró empatar a 2, tras cinco años consecutivos cayendo en el campo de su eterno rival.

Cierto es que, en esta ocasión, el Celta llegaba con bajas muy delicadas al derbi gallego. Dos de sus jugadores más talentosos, como lo son Gabri Veiga y Miguel Rodríguez, que fueron convocados con el Celta B y el primer equipo respectivamente. También acusaron los locales la baja de José Currás en la zaga, que también participó esta semana en el partido del B.

Pese a ello, no hay que restar ningún mérito al gran partido disputado por el Deportivo de la Coruña. Un partido en el que los de Óscar Gilsanz pudieron quitarse los fantasmas de encima y volver a vencer por fin al Celta a domicilio. Un partido en el que, además, tuvieron que sobreponerse al tanto inicial de los locales, obra del Facu Moreyra. El tanto del empate llegaría antes del intermedio, gracias a Peke. El canario se está consolidando como el gran goleador del Deportivo en las últimas jornadas. Por último, ya en la segunda mitad, el portugués Carlos do Carmo hacía el gol de la victoria para el Deportivo.

Con esta victoria en el derbi gallego, el Deportivo se sitúa líder en solitario con 10 puntos. Tres más que el Celta, que eso sí, cuenta con un partido menos. Parece que el mal arranque de temporada de los deportivistas, con una derrota por 3-0 ante el Lugo, fue solo un espejismo y que este conjunto es un claro aspirante a quitarle el trono a su máximo rival. Lo que está claro es que el Celta no se lo pondrá nada fácil. Nos espera una temporada trepidante en el subgrupo A de DH1.

Foto: RC Deportivo