‏El Cerdanyola del Vallès ha logrado la permanencia en División de Honor. El conjunto catalán amarró la quinta posición de la tabla pese a salir derrotado por 4-1 en su enfrentamiento contra el Stadium Casablanca en la última jornada.

El equipo dirigido por Lluis Macià ha finalizado la primera fase en quinto lugar con 24 puntos a tan solo cinco de la tercera posición, ocupada finalmente por el CE Sabadell FC SAD. La temporada del equipo ha sido más que meritoria para un club que ha debutado este año en División de Honor.

Y es que la andadura del equipo en los últimos años ha estado marcada por un crecimiento continuo. En la temporada 2014-15 el equipo terminó primero de la 1ª Catalana logrando de esta forma el ascenso a Preferente. Tras tres temporadas en esta categoría, en la temporada 2018-19 consiguieron ascender a Liga Nacional por primera vez en su historia.

En su primer año en Liga Nacional, el conjunto catalán finalizó en quinta posición, logrando el ascenso a División de Honor junto con el Sabadell, que terminó en primera posición. De esta forma, se puede observar un crecimiento continuo. El hecho de haber conseguido mantenerse y volver a disputar División de Honor el próximo año habla muy bien de un club que ha logrado situarse en la élite del fútbol catalán.

Siete victorias, tres empates y ocho derrotas, con 23 goles a favor y 25 en contra son una buena muestra de la trayectoria del equipo en esta primera fase de la competición. El equipo se ha mostrado muy regular durante casi toda la primera fase. Su peor racha fue de cuatro partidos consecutivos perdiendo entre el 23 de enero y el 13 de febrero. En esos cuatro partidos, el Cerdanyola salió derrotado frente al Nàstic, el Huesca, el CD Ebro y el Lleida.

Una de las claves de la salvación del equipo ha sido su gran papel como local. De los nueve partidos disputados en su campo, el Cerdanyola ha sido capaz de lograr tres victorias y tres empates, un bagaje bastante importante para un equipo recién ascendido a División de Honor.

Además, el conjunto dirigido por Lluis Macià ha sido capaz de sacar puntos contra los cuatro equipos que han terminado por delante de ellos en la clasificación. En la tercera jornada lograron empatar al Nàstic (2-2). Igualmente, en la jornada cinco fueron capaces de empatar contra el Real Zaragoza (0-0). En la décima jornada, el Cerdanyola venció a domicilio al CD Ebro (2-3). Por último, en la penúltima fecha vencieron como locales al Sabadell (2-0).

Esto es una muestra del gran papel del equipo en su primer año en División de Honor. La seriedad mostrada y la sangre fría del conjunto en estos partidos ha sido vital para lograr la salvación.

Por otro lado, una de las grandes causas del gran rendimiento del conjunto catalán ha estado en el extraordinario rendimiento del atacante Nfinaf Bilal. El delantero de 19 años ha cuajado una gran temporada, anotando ocho goles. Se sitúa de esta manera en el sexto lugar en la tabla de goleadores de la DH3. Sus ocho tantos han sido vitales para lograr la salvación. Hay que tener en cuenta que es un número de goles considerables, los mismos que Jaume Jardí o Ángel Alarcón, ambos futbolistas del FC Barcelona.

Así ha sido como el Cerdanyola del Vallès ha logrado colarse entre los diez equipos que matemáticamente disputarán la División de Honor el próximo año. Ha sido una temporada magnífica del equipo, muy regular, mostrando una gran seriedad. De esta forma, seguiremos viendo el año que viene al Cerdanyola del Vallès en la élite del fútbol juvenil catalán.

Foto: Cerdanyola Del Vallès