Duelo de necesidades en esta jornada 25 del calendario de la categoría División de Honor de juveniles, donde se enfrentaban el UD Santa Marta De Tormes contra el CD Colegio Diocesano.

El equipo local, con el objetivo de sumar otra victoria que le diera la tranquilidad de saber que, prácticamente, certificaba su permanencia un año más en este Grupo 5, llegaba después de conseguir dos victorias consecutivas; la primera, en su anterior partido en casa, por la mínima ante el contra el Getafe CF, con un solitario gol de Joe. La segunda llegó de una forma más contundente, que no por ello menos trabajada. 2-6 fue el resultado que se trajeron a Salamanca tras la visita a Iturbide, frente al Canillas, al que le remontaron dos goles tempraneros, para acabar goleando posteriormente. En el bando contrario, se presentaba en el Alfonso San Casto el Col. Diocesano, con unos números fuera de casa engañosos, ya que, aunque no ha sumado tantos puntos como quisiera, solo ha perdido seis partidos fuera de Cáceres hasta la fecha, teniendo en este aspecto mejor balance que muchos equipos situados por delante en la clasificación. Su dinámica de las dos últimas semanas traía una inercia negativa, pero con una muy digna actuación con derrota en Valdebebas, y con un resultado adverso por 0-3 contra el quinto clasificado, el Extremadura UD.

El UD Santa Marta de Tormes formaba con los siguientes futbolistas: Kike; Boigues, Yago, Pablo, Miguel; Santos, Lladó, Monte, Gonzalo, Quintino; Mario.

El CD Colegio Diocesano, por su parte, iniciaba con: Oriol; Ismael, Castro, Nacho, Méndez; Iván Fernández, Jorge, Enrique, Mancha, Emilio; Jesús

El partido no inició de la peor forma para los locales, ya que se hicieron con el dominio del balón, e intentaban llegar hasta el área de Oriol con la posesión de manera controlada. Por su parte, el Diocesano se limitó a esperar manteniendo un posicionamiento más bajo en el campo, con mucho orden y bien colocados. La idea de este planteamiento era la de recuperar el balón en zonas establecidas previamente y buscar de forma directa a sus hombres más adelantados. De hecho, la primera ocasión llegó en el minuto 14, con un pase de la muerte que no logró encontrar rematador y que se paseó por las inmediaciones de Kike. Pero esta ocasión no fue más que el previo al primer gol visitante, ya que al cuarto de hora estos sí consiguieron materializar un acercamiento al área, a través de las botas de Jesús que, con un disparo potente que se produjo tras una indecisión en el área, consiguió inaugurar el electrónico.

El conjunto local, no tuvo apariciones que hicieran emplearse a fondo al sólido entramado defensivo visitante. La única incidencia destacable fue un gol anulado a Mario, que empujaba a placer a la red un disparo en semifallo de Quintino convertido en asistencia, pero el asistente levantó la bandera y señaló fuera de juego. Esto supuso un mazazo y desconcertó a los pupilos de Sergio Hernández, que se vieron incapaces de sobreponerse a la situación adversa. Esta sensación se transmitía también fuera, desde donde se veían errores muy fáciles por falta de concentración, tensión y desesperación.

Tras la reanudación, fueron los visitantes los que aprovecharon esta circunstancia. El equipo cacereño tuvo la oportunidad de sentenciar el encuentro antes, nuevamente a través de su artillero, Jesús. Esta vez, su disparo no consiguió encontrar la portería, cuando finalizó con un remate una internada de Iván Fernández, que se había quedado sin opción de disparar y cedió el balón atrás a su compañero.

Pronto quedaría claro que no era el día del Santa Marta. De hecho, en este segundo acto, el portero visitante, Oriol, se convirtió en un espectador más del partido. Sin embargo, su rival Kike, tuvo más trabajo del esperado.  El Diocesano sabía que podía llevarse el encuentro y supo aprovecharlo. La ocasión más clara de esta segunda mitad fue una incorporación por la banda izquierda, con un centro raso que parecía no encontrar rematador, pero sí lo hizo en el segundo poste, donde el balón se topó con la figura de Enrique, que lo tocaba de manera sutil, pero se encontraba con el defensor local, Miguel, que conseguía mantener con vida a los suyos en el partido.

Los acercamientos se sucedían y, al igual que en el primer tiempo, dos ocasiones muy seguidas terminaron con el gol que parecía finiquitar el partido. En la primera acción, el arquero local, Kike, despejó de una forma poco ortodoxa y el rebote, que tocó involuntariamente en su compañero Mancha, a punto estuvo de introducirse en su meta. En la segunda, una salida en falso, en un balón largo buscando la espalda de la línea defensiva salmantina,  dejó a Iván Fernández en una posición ventajosa para establecer el 0-2 definitivo.

Incluso pudo ser más abultado el resultado, ya que Iván pudo anotarse otro gol en su cuenta particular, pero no estuvo acertado en la definición en el mano a mano, donde esta vez sí salió victorioso Kike. La continuación de la jugada terminó con un disparo posterior que se marchó alto, tras la parada del meta.

Esta victoria supone un balón de oxígeno para el CD Colegio Diocesano, que se sitúa como primer clasificado para abandonar la quema, a un punto del Alcorcón. El UD Santa Marta de Tormes queda en una posición favorable, con 30 puntos, pero con trabajo por hacer, ya que por abajo la clasificación está muy comprimida y hay muchos equipos en un margen muy pequeño de puntos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here