Comenzaba un partido muy disputado para ambos conjuntos, que dejaban claro su deseo de ganar. Presionando bien y sin perder la posición parecía que los locales iban a romper la racha que llevan estas jornadas atrás y hacerse con los tres puntos.

Sin embargo, ya al poco del inicio, Jordi tuvo la primera ocasión para los visitantes. Se avecinaba una primera parte «movida» para ambos equipos, que no cedían ni un milímetro parte del terreno de juego.

Robles y Sergio, creaban ocasiones de peligro para su equipo; el primero en los saques de córner y el segundo en los remates de cabeza y Valle, rentabilizaba el esfuerzo de sus compañeros teniendo una en el minuto 25 en la frontal del área que se iba por encima del larguero.

El Aravaca por su parte, no cedía a la presión del rival, se veía con el control del juego, y los balones divididos trasladaban el esférico de un campo a otro, aunque se notaba la igualdad y los equipos no bajaban la intensidad; mucho golpeo de balón y algunas entradas dudosas que hacían a los técnicos reclamar al trío arbitral desde el banquilo.

Los equipos marchaban al descanso con un resultado ajustado pero justo, hubo ocasiones para ambos, y los dos equipos sabían como desbaratar las acciones del rival.

Al inicio de la segunda mitad, los equipos volvían a verse las caras y la tensión iba ”in crescendo”. En el minuto 47, un error en la defensa del Aravaca propiciaba el gol de Sergio desde la frontal y daba el 1-0 a los locales.

Los visitantes no bajaban el ritmo ni la intensidad, continuaban creando peligro en los córners y presionaban el área rival con contundencia.

Contra todo pronostico, en el 71, un córner desconcertaba a los locales y Valle marcaba en propia puerta, lo que caía como una jarra de agua fría sobre el conjunto de Carlos Legazpi. Al equipo le costaba asimilar el hecho de haber acariciado la victoria y verla ahora a distancia. Sin embargo, lejos de hundirse intentó remontar una situación y cambiar su racha de empates, aunque no fue posible.

En el minuto 82, el gol de Camilo sentenciaba un partido que deja al Canillas en la parte baja de la tabla y con el amargor de una derrota que pudo suponer un punto de inflexión nada mas comenzar el año.

La próxima jornada el C.D. Canillas viajara a Cáceres para batirse con el C.D. Diocesano en busca de una victoria que ansía desde hace tiempo.