El Rayo Vallecano está haciendo una segunda vuelta impecable. A pesar de que en los cinco últimos partidos ha perdido dos, ha sido frente al Real Madrid y Atlético de Madrid. Un equipo luchador que nunca baja los brazos y parece completamente distinto al franjirrojo de la primera vuelta. El último partido frente a Los Yébenes San Bruno dejó muy buenas sensaciones.

A tan solo tres puntos de la zona alta de la tabla, el Rayo Vallecano cree que puede conseguirlo a falta de tres partidos. Su actual objetivo es el Unión Adarve, equipo al que no ha conseguido ganar. Dos empates fueron los resultados de los partidos de ida y vuelta del campeonato. Por ello, teniendo en cuenta que es muy difícil hacer gol al Adarve el Rayo tiene que apretar.

El próximo partido es una final más frente al Rayo Majadahonda. No hay que menospreciar a un equipo ya clasificado, ya que un tropiezo puede suponer la tumba del equipo. Así, no deberá bajar los brazos y afrontar el encuentro como una final. La mentalidad de los de Amaya está por las nubes y el esfuerzo y las ganas harán que el equipo crea en la posibilidad.

La última jornada que queda por disputar al conjunto vallecano es contra el CD Badajoz. A priori partidos complicados, ya que son equipos muy sólidos en defensa y que no es fácil hacerles gol. Aun así, el Rayo Vallecano ya demostró que puede ganar al Badajoz, siendo el principio de la buena racha que lleva hasta el momento.

Por otro lado, el Rayo Majadahonda es un duro rival. Tendrá que pelear hasta el final e intentar no encajar ningún gol si lo que quieren es meterse en la zona alta de la clasificación. Lo que es seguro, es que, aunque el equipo pierda, el sabor de boca será muy diferente al de la primera vuelta.

Los diferentes cambios en el once de Amaya han hecho que el equipo confíe y salga a disputar los minutos llenos de confianza. La novedad en la portería con el fichaje de Dani es una gran incorporación al equipo. Aporta frescura, autoridad y seguridad a la defensa. A su vez, el centro del campo y esa línea defensiva cuando tiene que replegar el equipo hace que el Rayo sea un rival que cada vez cuesta más hacerle gol. Así, contra el Real Madrid por ejemplo tan solo encajó dos tantos.

Con todo ello, el equipo puede meterse aún en la pelea por ese quinto puesto. No va a ser tarea fácil, pero los tres partidos que les quedan tienen que darlo todo como hasta el momento.