El actual líder del campeonato viajaba a Vallecas con sólo un empate . Además, con muy buenos números ya que había anotado nueve goles y encajado solo dos. Por su parte, el Rayo venía de empatar contra La Cruz Villanovense, consiguiendo su primer punto en liga. A pesar de que el equipo franjirrojo no tenía todas consigo para puntuar en este partido contra el Atlético, hay que decir que la lucha e intensidad ha sido persistente en todo momento.

El partido arrancaba con gran intensidad por parte de los dos equipos, el Rayo valiente arrancó intentando anotar gol en la portería de Iturbe nada más empezar. Los balones por arriba eran todos del Atlético de Madrid y así lo pudimos ver antes del minuto 10, donde Espejo remató un córner fantásticamente para adelantar a los suyos. A partir de ahí, los de Amaya empezaron a apretar y a pelear por el empate, pero una vez más la defensa atlética se interpuso. Los dos centrales colchoneros de gran envergadura impedían el avance rayista constantemente.

Los cinco últimos minutos del primer tiempo se hicieron interminables para el Rayo. Un gol del defensa Javi Gómez puso el cero a dos para los suyos y 5 minutos después Rojas. El número siete del Atlético de Madrid fue el mejor jugador del partido. Sin duda, un gran velocista por la banda derecha que aportó chispa y numerosas ocasiones para el equipo visitante.

Tras el descanso, la charla de Iván Amaya sirvió para motivar a los suyos, ya que salieron con ganas de anotar gol. El Rayo aún creía en la remontada, y así fue ya que en el minuto 53, Jaime Serrano anotaba para recortar distancia después de una parada del guardameta. Varios cambios en el equipo local hicieron que Amaya se volcara al ataque, pero también le costó caro. En el minuto 75 encajó el cuarto gol y en el 82 el quinto, este último a manos de Giuliano Simeone desde los once metros. Tras una salida un tanto tortuosa del portero, Jaime Serrano hizo falta al delantero y penalti claro.

Los últimos minutos fueron dominio absoluto del Atlético de Madrid, que durante todo el partido fue el dueño del balón. Minuto noventa y Carlos, que había entrado de refresco para su equipo anotaba el sexto gol. Un partido muy abultado que deja al Rayo totalmente derrotado y al Atlético líder con unas estadísticas muy buenas pensando ya en el siguiente partido.

El Rayo, por su parte no ha conseguido arrancar aún en estas cuatro jornadas. Iván Amaya deberá trabajar duro con la plantilla para tratar de cambiar algo para la semana que viene. Es cierto que los jugadores pelean y dan todo de sí, pero no tienen suerte. De hecho, el resultado de hoy ha sido algo ficticio ya que no se han merecido recibir tantos goles.

Por otro lado, el Atlético de Madrid es un equipo sólido, sobre todo en defensa. En ningún momento hay un despeje o un mal pase, por lo que el entrenador tiene una política de mantener la posesión. A su vez, el juego aéreo en los córneres es su punto fuerte, ya que tiene jugadores de gran estatura que sabe aprovechar.