Partido muy entretenido el disputado en el Antonio Sanfiz durante la mañana del domingo, entre dos conjuntos en situaciones diferentes en la clasificación. El Aravaca llegaba posicionado en mitad de la tabla, con 26 puntos, pretendiendo aprovechar el factor campo, ya que había conseguido materializar 19 de ellos en su feudo. Así, pretendía salir de una racha irregular en la que alternaba victorias, empates y derrotas a partes iguales. Por su parte, el CP Almendralejo, situado como penúltimo clasificado, empatado a puntos con último (el CD Canillas) tenía como objetivo repetir el resultado de la ida, lo que le supuso la consecución de su primera victoria en liga esta temporada.

El conjunto local formaba con una disposición de 1-5-4-1, con los siguientes jugadores: Dani; Gorro, Aranda, Elo, Álvaro, Sandoval; Edu, Moreno, Fer, Camilo; Jordi.

El conjunto visitante disponía un 1-4-1-4-1, formado por: Aitor; Sergio, Ruby, Pozo, Crisitan, Manu Cardero, Javi Paranda, Galindo, Abel, Rubén; Gabri.

El partido comenzó, en contraposición a los que sucedería después, de manera poco atractiva para los espectadores, con mucho juego directo de ambos conjuntos, teniendo especial importancia ganar las segundas jugadas tras prolongaciones o las que se quedaban en el centro del campo. Supo interpretar esto mejor el conjunto madrileño, donde tuvo un par de acercamientos al área tras dichas acciones por la banda izquierda, con Sandoval y Camilo como protagonistas. Las dimensiones del campo hacían que todas las ocasiones llegaran a balón parado. En el minuto 12, el Aravaca cabeceaba al primer palo por encima de la portería una jugada ensayada muy bien ejecutada.

Transcurridos la mitad de los minutos de la primera parte, el Almendralejo se asentó en el partido y comenzó a estirarse mediante varios saques de banda y faltas en las inmediaciones del área local. Tanto fue así que en el minuto 24 dispuso de su mejor ocasión de la primera mitad, con una falta botada directamente a portería por Javi Paranda, que no llegó a atrapar el arquero local Dani, y que terminó despejando con dificultades la defensa azul y blanca. Además, otro tiro desde tres cuartos de campo, que peinó suavemente su delantero Gabri, estuvo a punto de despistar a Dani en el cambio de trayectoria y subir el primer gol visitante al marcador.

Hasta que en el minuto 33 se produjo la jugada que decantó el partido. Tras el despeje de una falta lateral por parte de la defensa extremeña, en la segunda acción recibió Camilo abierto en banda derecha a pie cambiado, realizando una buena jugada personal y su pase atrás lo remató al fondo de la red Jordi. Empezaron así diez minutos de agobio del equipo local, que se tradujeron en dos goles más antes del descanso. El primero de ellos, en el minuto 43, tras un penalti, que materializaba a la perfección su goleador Jordi, engañando a Aitor. El segundo, en el minuto 45, en la última jugada de la primera mitad, una falta frontal lanzada al área por parte de Álvaro logró encontrar el pie de Edu, que realizó un magnífico control y cruzó ante la salida de Aitor, poniendo el 3-0.

A pesar del resultado, tras el descanso, el Almendralejo salió con otro aire y dispuso de las primeras ocasiones. En el minuto 49, una falta lateral mal despejado en su salida por Dani, hizo que se quedara un rechace muerto en el área, que los visitantes echaron por encima de la portería. Cuatro minutos después aún albergaron esperanzas cuando en un disparo desde la frontal, de manera poco ortodoxa y aparentemente fácil de Rubén, Dani no logró hacerse con el balón y se metió con él en la portería. Esto espoleó a los verdes, que durante los primeros 15 minutos de la segunda mitad encerraron en su campo al Aravaca, que se limitaba a buscar contraataques buscando los espacios libres que dejaba la defensa extremeña tras haber avanzado en su posicionamiento. Pero el ánimo de reacción duró hasta el minuto 60, cuando, tras un corner a favor, una pérdida comprometida en medio campo con el Aravaca saliendo, generó una situación de 3×2 en contraataque, donde Camilo optó por jugársela y se vio derribado en el área por el defensor del Almendralejo. El penalti, muy discutido por los visitantes, se lo cedió Jordi a Fer, en un gran gesto del delantero arlequinado, y este materializó desde los once metros, poniendo el 4-1 en el marcador.

El conjunto dirigido por Óscar Martos modificó su sistema, y cambió a una línea de cuatro defensas con los cambios. A su vez, Pepe Giraldo, míster visitante, también movió el banquillo para dar entrada a gente más ofensiva.

El partido entró así en una fase más bronca, con mucha tensión y choques entre los jugadores de ambos equipos. Tanto fue así que, hasta el final del partido, lo único sucedido fueron alguna que otra tangana, tarjetas amarillas para ambos conjuntos por faltas duras y protestas, una expulsión por doble amonestación del Almendralejo, o la llegada de dos goles más, en forma de sendos penaltis. El primero, a favor del CP Almendralejo, estando el balón en el centro del campo. El árbitro señaló el punto fatídico por una falta sin balón de Aranda a Gabri. Este, que además, se encargó de lanzarlo, no se puso nervioso y subió el 4-2 al electrónico. Para finalizar, en el minuto 85 Jordi redondeó una gran actuación personal cuando envió con suavidad a la red el último de los cuatro penaltis señalados en la mañana. Esta vez, Aitor adivinó la intención del lanzador, pero el disparo del ‘10’ local hizo imposible la estirada del meta, logrando un hattrick en su cuenta particular.

Concluía así un partido loco, con la alegría de los locales y la decepción y el enfado de los votantes, que viven situaciones opuestas en la tabla clasificatoria.