El Real Valladolid consigue una importante victoria en casa para mantenerse en la zona alta de la tabla. Tres puntos muy importantes tras el empate del Leganés en Pallafría. Los goles los anotarían Canito y Castri, pero el héroe del partido sería Íker Pérez con dos asistencias. Partido muy igualado hasta que no le pudieron las piernas a los jugadores del Móstoles, que se va de vacío en su visita a Pucela. Lo más bonito del partido, el minuto de silencio por el fallecimiento de Maradona antes del pitido inicial.

El partido comenzó muy igualado. El Móstoles sabía que no podía dejar construir a los locales y planteó una presión muy alta. Cada vez que el balón pasaba por lo pies de Aceves y sus centrales, tenían encima a Borrasca y Róber. El Valladolid sudó la gota gorda para salir con el balón jugado, pero aprovechó la velocidad de sus bandas. Por la izquierda el mejor fue Canito y por la derecha, el lateral Íker Pérez. Precisamente serían los autores del primer tanto del encuentro. Carrera en velocidad del defensa, centro y remate de primeras del extremo para batir a Dani Vlad. Gol y partido cuesta arriba para los madrileños en un temprano minuto siete.

No se rendiría el Móstoles e insistiría con su presión alta. Le funcionaría, el Valladolid perdería el balón en varias ocasiones, aunque los visitantes no conseguirían ver puerta. Poca participación de Aceves en la primera mitad. A diez minutos del descanso llegaría el segundo en un periodo en el que el Móstoles, quizás por cansancio, había abandonado la presión. Jugada construida desde la defensa que terminaría de nuevo en las botas de Pérez para regalársela a Castri, que actuaría hoy de nueve. Gol muy similar al primero y que enviaría el partido al entretiempo con un marcador muy desequilibrado en favor de los blanquivioletas.

La segunda mitad seguiría el mismo guion de la primera hasta que Isailovic entró al césped para ocupar la punta del ataque vallisoletano. A partir del minuto 70 los locales dominaron el partido. El Móstoles lo siguió intentando, pero sus jugadores parecían ya muy cansados. Sin embargo, la defensa madrileña, su portero y un poco de fortuna evitaron que el marcador fuese más abultado. Destacar la buena mano de Dani Vlad a un disparo de Castri abocajarro en el 75’.

Con Isailovic en el campo, el Valladolid tomaría el relevo del Móstoles en la presión alta. El asedio de la portería madrileña fue constante. Más aún en el larguísimo descuento, que a los visitantes debió hacérsele eterno, en el que el balón fue totalmente del Valladolid.

Finalmente, victoria por 2-0 del Valladolid que le deja colíder del grupo después de los pinchazos del resto de sus rivales directos. Por su parte, el Móstoles pierde la oportunidad de alejarse de la zona baja de la clasificación, pero los empates del Trival Valderas y el Burgos hacen que la derrota no le condene. Quedan muchas jornadas aún, pero los equipos de la zona alta empiezan a separarse ya de los de abajo.