El segundo turno de esta jornada diurna de UEFA Youth League albergaba otro gran partido entre dos equipos que no dejaron de demostrar su deseo de acceder a la Final Four. Benfica y Dinamo Zagreb no defraudaron en un partido donde no faltó valentía y tensión a partes iguales.

Fueron los croatas quienes llevaron la batuta del partido en los primeros minutos. El gran trabajo de los chicos de Sedloski se plasmaba sobre el tapete con transiciones rápidas, especialmente por banda izquierda con Gvardiol y Marín. Julardzija llevaba el timón en los últimos metros y aprovechaba su buen momento para habilitar con un excelente pase entre líneas para Karrica, que definió con clase (min.15). El intento de réplica del Benfica llegaba a través de Gonçalo Ramos (min.17), a la postre una de las referencias del partido. Le costaba entrara al equipo luso, que se veía con tempranas pérdidas en la posesión, mérito de la intensa presión y rapidez en la recuperación del equipo croata.

Empezó a encontrar el camino el equipo de Luis Castro, que detectó la debilidad de los croatas en las transiciones defensivas a través de los extremos. Embaló fue un dolor de cabeza constante para la zaga balcánica. Y así se demostró en el minuto 37, donde un centro raso salido de sus botas provocó el primer gol del Benfica tras una definición sin oposición de Henrique Araújo.

El otro nombre del partido (no fue el único) fue Tiago Dantas. El internacional portugués empezó a hacer funcionar la maquinaria portuguesa y el equipo lo notó, siendo un equipo más rodado en la distribución del balón.

El Dinamo Zagreb empezó a desconectarse del partido, entrando en decisiones del árbitro y con cada vez mayor pérdida del rendimiento en aspectos como la anticipación o la verticalidad.

Lo aprovechó el otro gran nombre del partido: Gonçalo Ramos. El ariete portugués puso a exhibir su remate de cabeza y anotó el gol que adelantaba al dos veces subcampeón de Europa en el minuto 52´. Volvió a replicar en el minuto 59’, esta vez con asistencia nuevamente de Embaló.

Estuvo cerca Antonio Marin de acortar distancias en un doble remate al segundo palo que no acertó. Sufrió mucho el Dinamo Zagreb una vez fueron notorios los problemas de Gvardiol durante el encuentro y el desgaste de los mediocentros tras los dos goles posteriores del equipo portugués. Los últimos minutos se sucedieron con una sucesión de pases cortos y largas posesiones, con el fin de hacer correr el reloj.  Así fue hasta que el colegiado sueco Glenn Nyberg pitó el final del partido. La frustración fue palpable en los jugadores croatas. Jankovic y el guardameta Josipovic fueron expulsados por sendas agresiones al final del encuentro.

Enfrentará el equipo de Luis Castro al Ajax de Amsterdam el próximo 22 de agosto en un duelo que apunta maneras entre dos de las mejores canteras de Europa.

Portada: GNK Dinamo