El domingo se daba otra de las grandes citas históricas de la liga División de Honor de esta temporada 20019/2020, y es que, el Burgos CF disputaba por primera vez la categoría. Después de una espectacular campaña durante la pasada temporada, los pupilos de José Ángel de la Iglesia “Pechu” se enfrentaba en duelo a uno de los titanes de la DH5, el Real Madrid en los campos de Valdebebas.

El ambiente previo al partido oscilaba entre la incertidumbre y la ilusión, y es que el hito no era para menos. Después de las tareas y calentamientos previos de ambos equipos, estos salían en “fair play” al terreno de juego. El árbitro hacía sonar el pitido inicial y el duelo comenzaba.

Los de Dani Poyatos se adelantaron rápidamente en el minuto 1, con un gol de Pablo a pase de Miguel Gutiérrez. Los merengues demostraban su habilidad jugando la primer toque, sobre un Burgos que intenta crear sus ocasiones con Sobas, Diego y Koke desde las bandas, que trataban de recortar amenazando la portería de Toni. Sin embargo, en el minuto 6, Aranda, bien posicionado en el centro del área, remataba un centro de Arribas que subía al marcador blanco. 2-0

Los de la fábrica aprovechaban su ventaja prontamente obtenida, e intenta jugar buscando a Arribas, Aranda y Álvaro, a la espera de una buena ocasión para coger la espalda de los laterales burgaleses.

En el centro del campo los visitantes buscaban a Sobas y éste, en sus asistencias y pases a Diego, el inicio de partido se ponía ya difícil para los de Pechu.

Ya pasado el ecuador de la primera parte, en el 27, Santos centraba un balón directo a las manos de Pipo, este rápidamente la pegaba con fuerza y el esférico llegaba a las botas de Koke, que dirimía con Pablo el balón a escasos metros del borde del área. En el 30 continuaba la actuación del meta burgalés, Pipo salvaba el tercero del disparo que pegaba Álvaro Martín, que remataba desde la media galleta.

El Real Madrid se hacía entonces más consciente de su ventaja y bajaba las pulsaciones, tocando con tranquilidad, y esperando una nueva oportunidad de combinar para precipitarse como una locomotora sobre el área rival. Koke era uno de los buques insignia de su equipo, e intentaba sacar lo mejor de los suyos con una acción robando un balón en el centro del campo, que seguía a una larga carrera en la que tropezaba con Pablo cayendo al suelo, y, pese a que sus compañeros y la grada reclamaron la falta, el colegiado no indicó la misma.

En el 37 Dotor cruzaba un disparo que se iba justísimo pegado al palo izquierdo de Pipo; y en el 40, Pablo volvía a mojar, poniendo el tercer gol merengue; no se conformaba el 9, pues casi cumplidos los 45 remataba, esta vez de cabeza, un centro de Miguel Gutiérrez que no subió al marcador.

Con 3-0 finalizaba una primera parte dura para los chicos del Burgos y pero apetitosa para el Real Madrid.

Se reanudaba el encuentro con máxima intensidad de ambos equipos, los visitantes en Valdebebas salían con las pilas cargadas a buscar el gol ante un rival que se les hacía bola.

No evitaban que en el 53, Pablo culminara su “hat trick” particular, rematando un pase firme de Aranda al que Pipo no conseguía llegar. A partir de ese momento, el portero burgalés se convertía en la sensación del encuentro, hacía una formidable doble parda, bloqueando un disparo de Pablo, que repetía el tiro consecuencia del rebote, cuando el meta, sacaba la pierna izquierda para despejar el segundo intento. Senado lanzaba una falta cercana al área blanca que a punto estuvo de entrar por la escuadra de Toni en el 60.

El quinto tanto destacaba de nuevo a Pipo; Pablo finalizaba un disparo con dificultad, Pipo conseguía despejar el esférico, que le caía a Dotor, este se la daba a Aranda que no perdonaba, poniendo su segundo gol al marcador.

Pese a la adversa situación, los del Burgos no cesaban en su empeño en marcar un gol; tal es el coraje de este equipo, que se esmeraban en acabar con las acciones ofensivas de su rival; Dani, una acción ofensiva de Rober, y junto con Frías sacaban de apuros a Pipo en el área.

En el 85 llegaría el sexto, obra de Chechu, que robaba el balón en el centro del campo y tras una carrera prácticamente solo, disparaba un tiro cruzado que se convertiría en el último tanto merengue.

La última ocasión la protagonizó Iago, que conducía el cuero hasta la línea de fondo y tras un regate le caía a Cristian, que dudaba en el remate directo y esfumaba la oportunidad de atravesar la meta blanca.

Sin apenas tiempo de descuento el colegiado pitaba el final del encuentro, que finalizaba con la victoria del Real Madrid por 6-0 ante un Burgos CF que ser estrenaba en la categoría con uno de los rivales más complicados. La próxima semana ambos conjuntos se enfrentaran respectivamente con la UD Extremadura y el Getafe CF en la segunda jornada de esta liga DH5.