La incertidumbre de si se reanudarán las competiciones se cierne sobre el fútbol mundial. En juvenilDH somos positivistas y creemos en que los muchachos volverán a darnos de nuevo muestras de su gran talento. Si esto ocurre, por delante quedarían cinco jornadas con mucho en juego para varios equipos. La DH3 todavía tendría campeón por definir y un descenso muy competido en el que varios equipos se ven involucrados. Los entrenadores del grupo tres con los que tuvimos el placer de hablar nos comentaron el objetivo principal de cada uno de sus clubes. ¿Se habrá cumplido hasta la fecha? Lo analizamos.

Objetivo: el título

En Barcelona, el Espanyol, tenía las cosas claras al comenzar la temporada, conseguir el máximo número de puntos posibles para al final de temporada pelear por el título. Y tal objetivo se está cumpliendo hasta la fecha. La afirmación de Luis Blanco: “Creemos que vamos a estar peleando por la liga a final de temporada con Zaragoza y Barcelona” tuvo peso en el vestuario perico. Con 60 puntos marchan terceros a tres puntos del líder, el máximo rival, el Barcelona. Alguien con quien se tendría que cruzar en los partidos que restaban de temporada. Huesca, Barcelona, Zaragoza, Damm y Casablanca son los rivales del Espanyol en las cinco jornadas restantes. Dos auténticas finales por delante que podría decidir el devenir del título en la DH3. Dos finales que de poder jugarse serían apoteósicas para cualquiera de los tres implicados en la batalla por el título.

La permanencia en juego

Desde las Islas Baleares el San Francisco cuenta con una de las plantillas más jóvenes de todo el grupo, algo que supone un hándicap pues la experiencia es un grado en esta categoría. Como expresó Pere Tarradellas el objetivo del equipo esta temporada era alcanzar la permanencia a final de temporada y las predicciones hasta la fecha se estaban cumpliendo. Con 24 puntos el conjunto isleño está por encima del descenso. Sin embargo, un final de temporada nada fácil para el San Francisco de cara a consolidar la permanencia. Europa, Mallorca, Jabac i Terrasa, Cornellà y Girona son los rivales que aguardan al conjunto mallorquín. De reanudarse la liga tendrá que volver con las pilas cargadas si quiere conservar la categoría una temporada más. Según el míster, Pere Tarradellas, el San Francisco siempre saca más puntos en las segundas vueltas que en las primeras, con 13 puntos en la primera y 11 en la segunda, por delante tienen el reto de cumplir el objetivo marcado al inicio de temporada.

En tierras mañas está el Ebro, otro candidato a luchar por la permanencia en lo que resta de liga. El conjunto arlequinado, recién ascendido, se marcó volver a estar una temporada más en División de Honor. Las dificultades que entraña esta categoría para un recién ascendido son altas y así se ha mostrado para el equipo zaragozano. Aún así, el objetivo todavía está encima de la mesa. Como ya comentó Javier Calzón, entrenador del Ebro, tanto cuerpo técnico como jugadores tenían la convicción de poder conseguir la permanencia. Con 23 puntos marca la última plaza de descenso, pero está a un solo punto de salir de la zona roja. El calendario final ha sido caprichoso para el Ebro y ha puesto en su camino a varios rivales directos por esa tan ansiada permanencia. Girona, Damm, Atlético Villa-Carlos, Casablanca y Lleida son los rivales que decidirán si el Ebro es un año más equipo de División de Honor o, por el contrario, desciende de nuevo a la Liga Nacional.

En la misma situación se hayan los vecinos de Huesca. Recién ascendidos y con la permanencia en mente. La diferencia oscense es que se hayan en puestos de salvación. De hecho, marcan esa última plaza que reparte alegría y festejo cuando se termina la última fecha del campeonato. 24 puntos ha cosechado el Huesca hasta la jornada 25. José Miguel Sobrevia, míster del Huesca, comentó la obligación que tenía la pasada campaña el club de ascender a División de Honor. Y, como consecuencia de ese ascenso, la obligada permanencia a la temporada siguiente. Pero destacó que todo debía hacerse con cabeza y sin ningún tipo de ansiedad ni precipitación que llevara a una mala situación final. La agenda oscense en las últimas jornadas contaba con Espanyol, Europa, Mallorca, Jabac i Terrasa y Cornellà. Unos encuentros nada fáciles en teoría, aunque varios equipos sin nada en juego en esas fechas. Veremos si el objetivo del Huesca termina en éxito a final de temporada.

Trabajo hecho, objetivo cumplido

El Europa se marcó a principio de temporada el objetivo de la permanencia y los resultados son excelsos. El conjunto del barrio de Gracia partía al inicio de campaña como candidato a batallar en los puestos bajos. Sin embargo, la gran temporada del equipo dirigido por Gonzalo Riutort ha eliminado esa posibilidad de las apuestas. 42 puntos le sitúan cuarto clasificado con 19 puntos de diferencia sobre el descenso. El gran trabajo defensivo del equipo ha llevado a esta situación. La segunda mejor defensa del campeonato, por detrás del Barcelona, hace que el final de temporada del equipo barcelonés esté destinado puramente a la diversión, sin dejar de lado lo estrictamente deportivo. San Francisco, Huesca, Barcelona, Zaragoza y Damm intentarán bajar de la nube en la que se encuentra ahora mismo el Europa.

Y, por último, el Cornellà no se propuso un objetivo numérico en la tabla, sino que quiso proponerse una dinámica continuista con la pasada campaña. Jorge Freixes explicó que el final de temporada de 2018/2019 fue espectacular por parte de los jugadores y querían que esa racha se viese prolongada en la presente temporada. Objetivo cumplido en Cornellà. El equipo se haya sexto en la tabla con 39 puntos y con expectativas de seguir sumando en las últimas fechas. Atlético Villa-Carlos, Lleida, Gimnástic, San Francisco y Huesca en el horizonte. El conjunto de Cornellà podrá ser juez del descenso de algunos equipos si volviésemos a ver fútbol en los campos de la División de Honor.