Hoy en JuvenilDH entrevistamos a Daniel Novo, central y capitán de los Yébenes-San Bruno. Un jugador karateka que con doce años comenzó su andadura en el fútbol en este histórico de Aluche. Desde el principio demostró características de central y ser un apasionado de los goles, así que nos confiesa que le gusta generar juego ofensivo a los rivales en los saques de banda y corners.

Jugador algo tímido, pero con gran disciplina y concentración, bromea con sus compañeros en los entrenamientos, ejerciendo las labores de capitán, creando grupo y confianza en una plantilla que ha disfrutado esta temporada una categoría nacional sin presión, y con la que ha vivido los ascensos de su equipo incluyendo el de este año, que deja al conjunto madrileño en la máxima categoría de fútbol juvenil, la DH5 de División de Honor.

Pregunta: ¿Cómo es Daniel Novo?

Respuesta: Suelo ser muy divertido con mis amigos y compañeros. En los entrenamientos siempre estoy haciendo bromas, con Héctor, con Juancar, con muchos de ellos, pero luego en el campo soy más disciplinado. Soy serio y me concentro en lo que estamos haciendo. Baso mi forma de jugar en la concentración, pienso que nunca hay que perder el hilo, cualquier momento puede ser clave, no sólo para ti sino para el devenir del partido. Cualquier error te puede penalizar. En el campo intento ser más líder en defensa y estar junto a los compañeros.

 

P: ¿En qué posición saca Novo su mejor versión deportiva?

R: A parte de defender bien, lo que más me gusta es meter goles. Me gusta sobre todo el aporte ofensivo para meter goles. En Los Yébenes, al tener un campo con dimensiones más pequeñas, los saques de banda, córner, son jugadas de ataque, y a mí me gusta mucho subir a intentar aportar ofensivamente y sorprender al rival.

 

P: ¿Cómo y cuando llegas a Los Yébenes?

R: Cuando era pequeño hacía Karate. Con doce, trece años les dije a mis padres que quería apuntarme a un equipo para jugar al fútbol. Fui a hacer las pruebas a Los Yébenes por un amigo, y le dije al entrenador que quería ser delantero. En el transcurso de las pruebas se demostró que no iba muy bien de delantero. Vino mi entrenador de cadetes, Pablo junto a su amigo Raúl. Me pusieron de central, les gustó como lo hice, y así acabe de central. Los dos años de cadetes con Pablo y Raúl, y desde juvenil con Adri.

 

P: ¿Cómo consigue Novo ser capitán en juvenil “A” de Los Yébenes?

Como Adri me cogió desde primer año de juvenil y el segundo año por la lesión no jugué prácticamente en nacional, hable con el míster y me dio la confianza para ser el capitán. Al final de capitán y logrado el ascenso, así que de lujo.

 

P: ¿Qué funciones cumple el capitán en esas condiciones dentro de Los Yébenes?

R: Este ha sido mi primer año como capitán. En realidad soy un poco tímido, obviamente hablo, soy majo, pero no soy de hablar permanentemente con todo el mundo. Pero este año sí que me he visto que he cogido la importancia del capitán para ayudar a los compañeros. Si alguien está triste porque no está jugando mucho o tiene un problema, tomar la decisión de hablar con él y ver qué le pasa. Hablar con el grupo, crear vínculos, hacer piña, todo para posteriormente en el campo dar órdenes e indicaciones. Que no haya momentos de discusión entre los compañeros y sobre todo jugar como un grupo compacto.

 

P: ¿Cómo se vive llevar tantos años en el mismo club y conseguir no solo el ascenso a División de Honor, sino el de nacional también?

R: Sobre todo muy feliz. Desde pequeño ves que Los Yébenes estaba en preferente y ver como el equipo sube de categoría, mejora y seguir aprendiendo de todos los entrenadores es muy bonito y maravilloso.

Con Adri estuve en el primer ascenso en mi primer año de juvenil, de autonómica a nacional. El año pasado me rompí el cruzado y sólo pude jugar cuatro o cinco partidos, y este año otro ascenso, así que estoy muy contento.

P: ¿Cómo habéis vivido la confirmación del ascenso tras la reunión de la RFFM del pasado jueves, con el final atípico de temporada?

R: Al principio de la cuarentena teníamos la esperanza de que la liga se reanudara, volver a entrenar y a jugar al fútbol. A medida que pasaban las semanas nos dábamos cuenta de que la situación iba a peor, que no mejorábamos y cabía la posibilidad de que la temporada se diera por finalizada. Teníamos esa incertidumbre de saber si daban la temporada como desierta o se certificaban los ascensos. Estuvimos en esa situación varios días, que sí, que no, muy nerviosos, hasta que Adri nos mando una circular de la federación diciendo en comunicado oficial que se certificaban los ascensos.

En ese momento fue un alivio, pese a que no se disputó toda la liga, el ascenso se consiguió en el campo. Nos merecíamos ese ascenso, así que estamos muy contentos de la noticia.

 

P: ¿Qué ambiente había en el vestuario de Los Yébenes?

R: El ambiente en nuestro equipo siempre ha sido buenísimo. Principalmente por la confianza en los compañeros que para nosotros en Los Yébenes es fundamental. A pesar de que al principio de la temporada no conseguíamos los resultados, siempre estábamos confiados en el trabajo de los compañeros, en el cuerpo técnico, nos ayudábamos siempre, y al final el trabajo dio sus frutos. Teníamos el mismo buen rollo tanto si ganábamos como si perdíamos, siempre al 100 % para conseguir el objetivo.

 

P: ¿Cómo se consiguió ese buen rollo en un equipo de juveniles?

R: Lo fundamental es que desde pretemporada los jugadores se sientan cómodos, porque al principio es un equipo nuevo. Hay muchos chavales que están a prueba y pueden estar nervioso o tensos, pero lo importante es darles la confianza, que jueguen tranquilos, que sean ellos mismos y a partir de ahí hacemos migas, buenos lazos y creamos una buena confianza entre todo el equipo.

Adri siempre ha intentado conseguir y formar jugadores de juveniles, cadetes y de categorías más bajas y los ha formado preparándolos tanto físicamente como tácticamente. Si ya eran buenos jugadores, les ha hecho mejores para competir en la categoría; eso sí que se puede destacar de Adri y del cuerpo técnico.

Fundamentalmente nos hacen preparar la base, el entrenamiento para luego rendir bien en los partidos. Si en los entrenamientos no trabajamos, luego no vamos a conseguir los resultados y nos vamos a frustrar más, y pueden surgir conflictos. Entonces lo que mostramos desde pretemporada es la preparación física y táctica, viendo el equipo que tenemos para jugar y conseguir los mejores resultados. Y ya sobre todo, la idea de no tener presión al jugar, simplemente disfrutar, nuestro objetivo siempre ha sido en nacional y en todas las categorías que hemos subido permanecer, no tenemos ningún objetivo de ascenso, ni quedar de la mitad para arriba de la tabla, no, no, el objetivo es disfrutar, jugar sin presión, y eso es lo que nos han inculcado siempre, tanto Adri como todos los entrenadores de los Yébenes, disfrutar y ninguna presión para jugar.

 

P: ¿Cómo se marca entonces un objetivo para la temporada?

R: El objetivo va surgiendo. Siempre consideramos la categoría nacional como muy competitiva en la que puedes tener una racha buena, venirte arriba, creer que puedes subir, o ganar a todos los equipos. Y luego puedes tener otra negativa, como al principio de este año, venirte abajo y no puedes salir del pozo. Eso es lo bonito de la categoría nacional, que hay tanta igualdad, que puedes luchar por el ascenso, el descenso y se vuelve muy igualada.

En nacional el ascenso es más fácil al haber muchos equipos de cantera, siempre asciende el cuarto o el quinto, pero la diferencia física y técnica entre nacional y otras categorías es muy importante. Sobre todo creo que se diferencia a parte del físico también en la velocidad del juego y de la bola. Tienes que aguantar un ritmo de partido completamente distinto.

 

P: Habéis hecho una temporada bastante buena en líneas generales, con 18 puntos en la primera vuelta y 18 de 24 en la segunda, ¿Cómo valorarías el trabajo de la temporada?

R: La primera vuelta nos costó mucho arrancar, y eso que trabajábamos muy bien los entrenamientos; pero entre que no teníamos suerte y no arrancábamos con el aspecto táctico nos costó un poco. Luego conseguimos remontar algo, pero seguimos luchando por el descenso. Y fue en la segunda vuelta cunado ya explotamos y cogimos confianza en nuestro campo para enfrentarnos a los rivales muy bien, que es lo que nos ha hecho ascender. Sobre todo destacaría la segunda vuelta, con cinco victorias y tres empates, ganado en campos como el Cerro del Espino contra el Atletico de Madrid y otros muy importantes. En general muy contentos por toda la temporada, pero en especial con esa racha que conseguimos y donde no nos paraba nadie.

Es cierto que quedaba mucha liga, y no teníamos el ascenso conseguido ni muchísimo menos, pero sí que es verdad que viendo la dinámica del equipo, como estábamos jugando, como íbamos de confiados, vamos, yo daba un 95% de posibilidades de que subíamos este año. Principalmente por la confianza, por los puntos que teníamos frente al Torrejón, que es el que nos seguía y que le sacábamos siete, ocho puntos, íbamos como aviones, y en muy buena forma para conseguir el ascenso.

 

P: ¿Cuándo empieza el vestuario a hablar del ascenso? Ese punto que cambia todo.

R: Al inicio de la segunda vuelta estábamos a cuatro o cinco puntos del ascenso y pensábamos: “si seguimos así, ojo que se puede luchar”. Por otro lado también pensaba, “bueno también sacamos tres o cuatro puntos al descenso, con lo que tampoco podíamos venirnos arriba”, porque podía darse la cara y la cruz en un momento. Yo creo que la victoria frente al Atlético de Madrid dio un golpe sobre la mesa y es cuando dijimos: “aquí esta los Yébenes y vamos a luchar por el ascenso”. Ganarles en su campo, mostrando la solidez que teníamos, parecíamos un equipo consagrado. Creo que a partir de ese momento estábamos arriba.

 

P: ¿Cuál es el secreto de Los Yébenes juvenil? Sí es que hay algún secreto.

R: Sobre todo la confianza entre los compañeros. He visto en muchos partidos como en los rivales puede haber mal rollo cuando no salen las cosas bien o los resultados. En nuestro caso, es obvio que a veces hay que regañar, dar indicaciones o hablar de algunas cosas, pero siempre lo hemos hecho con confianza en los otros, sin venirnos abajo. Si un compañero falla, le ayudamos, y le damos la confianza para que siga jugando. Así se consiguen los objetivos y los logros.

 

P: ¿Como crees que será la División de Honor la próxima temporada para Los Yébenes?

R: Yo iré como un aficionado más a verles porque paso a categoría senior, pero desearles mucha suerte; seguro que lo harán muy bien en la categoría. Adri, Marcos, José y Rober, van a preparar un equipazo, de eso estoy seguro y van a hacer un buen papel en División de Honor. Iremos a animarles y ayudarles en todo lo posible.

Con la situación del COVID-19 va a ser más complicado conseguir futbolistas que otros años porque no se van a poder hacer pruebas, al menos de momento, pero al ser la máxima categoría del fútbol juvenil, yo creo que vendrán muchos chavales interesados por jugar en Los Yébenes y en la categoría. Ahí Adri siempre forma buenos equipos y creo que lo van a conseguir para el año que viene.

 

P: ¿Cuál es el futuro deportivo de Daniel Novo?

R: Estamos esperando a que nos llamen a los de tercer año, aún no se sabe nada concreto, si vamos a ir al senior “A” o al “B”, así que esperando a ver que nos dicen. Ahora toca descansar, seguir trabajando y cuando nos llamen veremos a ver qué pasa y nos pondremos a entrenar al máximo.

 

P: Un mensaje para aficionados y compañeros:

R: Ha sido un placer trabajar con el cuerpo técnico, Adrí, José Marcos y Rober, con todos los compañeros del equipo, y sobre todo desearles mucha suerte, tanto a los que cumplen año conmigo, como a los de segundo año que pasan a tercero. A disfrutar todos del fútbol que ahora vuelve después del confinamiento.

Foto: Daniel Novo