A veces el fútbol cuenta con profesionales en su interior que pasan desapercibidos para aficionados y espectadores. Son personas dedicadas enteramente a una pasión, en este caso al deporte, y que, aunque son reconocidas profesionalmente en el ámbito deportivo del club o en su propio gremio, no lo son tanto si preguntas de manera aleatoria a todos que giran alrededor del deporte rey. El reciente ascenso del Trival Valderas a División de Honor, nos trae la posibilidad de conocer a una gran persona y más profesional, que en la plantilla del juvenil “A” desarrolla una labor fundamental que afortunadamente y cada vez menos, a veces pasa desapercibida. Cuando era pequeño, nuestro protagonista compartía nombre con varios compañeros que se llamaban igual que él, pero como tenía el orgullo y responsabilidad de ser el capitán del equipo, para referirse a él, su cuerpo técnico decidió rebautizarle con un mote que, sin saberlo, le acompañaría el resto de su vida. En esta entrevista para juvenildivisiondehonor.com conocemos a Cristian Moreno, “Capi” el preparador físico de esta plantilla que tiene siempre a preparados a todos los componentes del corazón rojo.

¿Quién es Cristian Moreno?

Soy una persona bastante alegre y muy responsable, y a nivel deportivo intento trasladar mi forma de ser al fútbol. Me encargo de la preparación física dentro del cuerpo técnico del juvenil “A” del Trival Valderas, que los jugadores se sientan ayudados en todo momento y que les sirva para mejorar su rendimiento.

Empecé mi carrera como entrenador, pero es cierto que el mundo de la preparación física siempre me ha llamado. En el club que estaba antes no teníamos tantos medios y me encargaba un poco de todo.

La figura del preparador físico tiene que tener un buen conocimiento del juego y llevar esa parte inherente de entrenador. Creo que la calidad es mucho mayor cuando entiendes el juego. Preparas al jugador físicamente para jugar y eso se nota.

Cristian Moreno «Capi» en una sesión de entrenamiento con el juvenil «A» del Trival Valderas.

 

¿Cómo planteas el trabajo durante la sesión al equipo?

Intento siempre hacer ver al jugador el porqué de cada tarea, creo que es positivo, se identifica mas y lo va a interiorizar. Si cree en lo que esta haciendo va a sacar mucho mas provecho.

Este año veníamos con una base de jugadores del año pasado que ya conocían mi forma de trabajar, así que eso ha sido solo con los nuevos y la temporada ha sido mas sencilla. Siempre intento explicar porque se hacen las cosas y que transferencia tienen al juego.

 

¿Cómo tu relación con el Trival Valderas?

Esta es mi tercer a temporada en el club. Llego a través de un conocido. Ya conocía al Trival Valderas como club de haberme enfrentado a ellos, tanto como jugador como entrenador. Se que era un club con una estructura que da mucha importancia a la escuela. Empecé entrenando en la rama del filial que tiene con el Atlético Cañada, luego con un equipo infantil y tras ese primer año, el club confía en mi y decide contar conmigo para llevar la preparación física del juvenil “A” en Autonómica. Ascendemos la pasada temporada y este año en Nacional hemos continuado con el trabajo; ha pasado lo que todos queríamos.

Veníamos en una dinámica brutal y las sensaciones eran muy buenas para este tramo final de temporada.

¿De qué forma recibes el proyecto con el juvenil “A”?Con mucha ilusión. Cuando accedo al Trival Valderas, el objetivo era llegar a esos equipos de rendimiento, y tuve la suerte de que en mi segundo año me dan el juvenil “A”, es un momento muy ilusionante, tenemos un “grupazo”. Teníamos el objetivo de ascender de categoría y recuperar la que se había perdido el año anterior, congeniamos muy bien con el cuerpo técnico, sobre todo con Rubén Pérez, el entrenador, y con mucha ilusión, mucho trabajo, y poniéndonos en la posición de los jugadores.

 

¿El jueves tras la reunión de la RFFM se confirmaba definitivamente los ascensos atípicos de esta temporada? ¿Cómo ha vivido el equipo esa situación?

He tenido la suerte de vivir dos ascensos como jugador y el año pasado el ascenso de autonómica a nacional como preparador físico; a todos nos gusta conseguir los resultados en el campo y habiendo disputado todas las jornadas. Una situación atípica, pero también pienso que si estamos ahora es porque hemos hecho las cosas bien durante mucho tiempo. Creo que solos tres jornadas hemos estado fuera de los puestos de ascenso, en cualquier caso una situación atípica con ese ahora sí, ahora no, pero en definitiva el resultado es fruto del trabajo bien hecho, contentos dentro de la excepcionalidad de la situación.

Justo antes del parón por la crisis del COVID-19 le sacábamos 5 puntos al Torrejón y esa semana nos enfrentábamos a ellos en un duelo directo. Evidentemente el fútbol es fútbol y el partido hay que jugarlo, después puede caer para un lado o para otro, pero nosotros veníamos en una dinámica brutal y las sensaciones eran muy buenas para este tramo final de temporada.

 

Habéis hecho una temporada bastante buena, empezando muy bien, con 21 puntos en la primera vuelta y acabando con 36 puntos  ¿Que valoración personal haces la temporada pasada?

Las primeras jornadas aprovechamos la inercia del año pasado con una buena pretempotrada y el equipo empezó muy fuerte. Los equipos se estaban conociendo, todo el mundo se asentó en la categoría y las cosas empezaron a igualarse, con partidos muy complicados. A principios de enero, tuvimos una racha, tampoco negativa porque no perdíamos, pero con muchos empates, y que también nos da lugar a estar donde estamos. Si esos partidos los hubiésemos perdido, estaríamos mas abajo. Luego cogimos inercia positiva, los resultados acompañan, coges distancia, algo mas de respiro para afrontar los partidos y seguir en esa línea.

 

¿Cómo planteabas los entrenamientos y partidos con el equipo?

Desde la preparación física el objetivo es que los jugadores estén el mayor numero de partidos disponibles para rendir y competir, y disminuir en la medida de los posible la probabilidad de lesión. Evidentemente influyen muchos factores e intentamos controlar los que podemos. El cuerpo técnico se reúne a principios de semana, estructuramos lo que se va a trabajar cada día y se diseñan las sesiones. Yo tengo mas protagonismo al inicio de la sesión, los primero 40 minutos, trabajo aconsejado por el cuerpo técnico.

Con Rubén dese el primer momento congenie bien, confía mucho en mi trabajo, y eso para un preparador físico es todo un privilegio. Se bien lo que él quiere para el equipo, y adapto la preparación física a esa forma de juego. Si eres capaz de leer eso y el míster confía en ti, ya solo tienes que plasmarlo, dedicarle tiempo y que todo funcione.

 

«Creo que la calidad es mucho mayor cuando entiendes el juego. Preparas al jugador físicamente para jugar y eso se nota.»

 

¿Cuál era el objetivo de la plantilla para esta temporada?

El objetivo como cuerpo técnico era la permanencia cuanto antes. Es cierto que tal y como quedo el grupo, y siendo conscientes del equipo que teníamos, sabíamos que había potencial, pero el objetivo fundamentalmente era sellar la permanencia cuanto antes y a partir de ahí soñar con cotas mas altas. Así se lo transmitimos a los chicos, nos marcamos los 30-35 puntos, por lo que venia siendo la permanencia estos últimos años. No recuerdo el momento exacto pero tras conseguir los 32-33 puntos a mediados de febrero aproximandamente ya enlazamos varios partidos consecutivos con buena racha y en ese momento fuimos conscientes de que se podía. Cuando se consiguió, comunicamos a la platilla que el objetivo estaba cumplido; tocaba disfrutar y , ¿por qué no?, soñar alto.

 

¿Como es el perfil del preparador físico en el equipo de cara a los partidos  el grupo?

Paso mucho tiempo con ellos debido a que un buen tramo de la sesión estamos mano a mano. El día que tenemos solo gimnasio dirijo yo toda la sesión, en los partidos el calentamiento, y luego la activación previa de cara al segundo tiempo.

Desde el primer día, intento mostrarme muy cercano, ayudarles y ganarme su confianza para que puedan apoyarse en mi. A partir de ahí, si ellos confían en ti, van a creer mucho mas en lo que les dices, van a preguntarte, hablar contigo, y para mi es muy grato cuando un jugador te pregunta como mejorar, o si puedes quedarte a hacer un trabajo especifico después del entrenamiento. Todo eso lo da la figura del preparador físico, que tiene una cercanía que no tienen el entrenador y el segundo. Es cuestión de aprovecharla tanto para el equipo como para los jugadores.

¿Cuál es el secreto de este juvenil para competir al máximo nivel?

Al final los jugadores son los protagonistas de esto. Yo se lo recuerdo cada vez que puedo, que son un grupo muy profesional, tanto en autonómica como este año en nacional. Creo que se han entrenado al máximo, aunque también hay trabajo del cuerpo técnico, vídeos, etc. Si hay materia prima y talento, y a eso le sumas ese componente de trabajo, actitud y ganas de progresar, suelen venir buenos resultados.

 

¿Como has preparado al equipo durante esta cuarentena?

A priori sonaba que se podía jugar un play-off de ascenso, por lo tanto nosotros en cuanto se cancelaron entrenamientos y competiciones, seguimos entrenando de manera habitual: intentamos mantener los cuatro días de entrenamiento mas fin de semana simulando el partido, y como la situación se alargo, decidimos quitar el partido del fin de semana y dejar el trabajo durante la semana.

Nos conectamos a través de videollamada, con entrenamientos al uso, pero también preparamos otro tipo de tareas, mas dinámicas para hacerlo mas ameno. Son chicos que la mayoría vive con su padres en casa como cualquiera, y se hace complicado. Siempre tuvimos en mente el objetivo del play-off, pero una vez que se dio la resolución, adaptamos el entrenamiento con vistas al futuro. Los que pasan a categoría sénior, tienen un futuro que labrarse y no pueden estar cinco meses parados. Y los que van a competir en División de Honor, máxima exigencia del fútbol juvenil, mas de lo mismo.

 

¿Cuál es la idea pretemporada para un equipo que va a estar hasta seis meses parado sin tocar balón?

Aún no tenemos nada definido porque no se sabe cuando vamos a empezar. Ahora que ya pueden salir a la calle estamos intentado que se lleven un balón y hagan algún ejercicio de habilidad, pared con balón, conducción, etc. Les he recomendado que aún no hagan golpeos, porque llevan seis siete semanas sin tocar balón y los tejidos sufren una desadaptación. Necesitan un periodo para volver a golpear en largo y hacer cierto tipo de actividades.

La pretemporada entiendo que habrá un periodo similar al que tenemos normalmente. Tendremos que adaptarnos un poco. Todos los años 3-4 semanas antes de empezar pretemporada les mandamos un planing para que vayan cogiendo cierto ritmo y tono, pero hay bastante incertidumbre al respecto porque no sabemos cuando vamos a empezar y volver a los entrenamientos.

 

¿Qué esperáis de la División de Honor la próxima temporada?

Una categoría muy bonita pero a la vez muy exigente tanto para jugadores como técnicos, donde vamos a competir con los mejores equipos de España. Veremos a ver porque se oyen varias opciones de grupos con mas equipos o varios subgrupos pero aún no sabemos anda.

Además se nos queda una base buena de jugadores para la próxima temporada, aunque habrá que reforzar los que salen de tercer año, así que la primera toma de contacto tenemos algo avanzado.

 

Un mensaje para aficionados y compañeros:

Mucho ánimo para todo el mundo dadas las circunstancias, ojalá podamos volver cuanto antes. Para el juvenil “A” del Trival Valderas, siendo el equipo referente de la Escuela es un orgullo poder estar en esa categoría, la máxima del fútbol español a nivel juvenil, a disfrutarla como se merece, intentar  hacer el mejor papel que se pueda y mucho ánimo para estos momento complicados y a ver si empezamos a ver la luz.