Emprender un viaje a lo desconocido. Así se puede definir dar el paso de cambiar el norte de España ,Galicia, por el Midlands Occidental de Inglaterra. Aunque poco le importó a Hugo Bueno (18-9-2002) que hace un año tomó la decisión más importante de su vida. Y de la que seguro no puede decir que haya sido un error. Internacional Sub-18 y en la mira del primer equipo del Wolverhampton, este lateral izquierdo tiene un sueño y no va a parar hasta conseguirlo.

¿Qué tal está? ¿Cómo ha vivido esta situación?
– Bueno, el confinamiento ha parado todo. Me gustaría haber terminado la temporada, porque digamos que de cara a la siguiente temporada me afecta. Me habían dicho que iba a empezar a entrenar con el primer equipo, a realizar la pretemporada con ellos. Y ahora con esto no sé qué va a pasar. Todo ha cambiado mucho.

¿Influye mucho esta situación en lo futbolístico? ¿A nivel anímico, en la preparación física?– Yo sigo entrenando aquí (en España) porque el Wolverhampton está mandando un programa que tengo que seguir. Pero obviamente cuando volvamos a jugar…tampoco es empezar de cero. Pero los primeros días costarán más y habrá que adaptarse. Obviamente afecta.

Supongo está en Galicia entrenando…
– Sí, aquí estoy en Galicia…

Ha cuajado una temporada muy buena en el Wolverhampton que se consolidó con la llamada de la Selección Española Sub-18. ¿Cómo fue ese momento?
– Un momento lleno de emoción. Desde que fiché por el Wolves siempre me puse como objetivo algún día poder defender a mi país, vestir la camiseta de la Selección. Y siempre que he estado entrenando y entrenando tenía ese objetivo en mi cabeza y el día que llega ni te lo crees, la verdad. Fue como un día soñado, con muchísima ilusión y emoción.

Fuente: Wolverhampton FC

¿Cómo se entera de una noticia gran importante?
– Me llama mi representante y me dice que puede haber una opción que vaya convocado. Primero hubo una preselección, donde ahí fueron casi 100 jugadores preseleccionados y después, al cabo de las semanas (Pablo Amo) sacó la convocatoria final. Y cuando vi mi nombre ahí fue increíble, como un sueño, básicamente, poder debutar.

¿Pudo hablar con el seleccionador?
– Sí. Él me dijo que antes venía de un club más pequeño y no sabía cómo había sido mi trayectoria futbolística, porque yo fiché por el Wolverhampton hace un año para jugar profesionalmente. Entonces me comentó cuál había sido mi situación pasada. Me dio muchísima confianza y mostró mucho aprecio conmigo.

¿Cómo es debutar con la Selección ¿Qué se siente cuando uno se pone la camiseta?
– Fue un gran momento. Sobre todo, cuando nos pusimos en fila a escuchar el himno, ese fue el momento más especial. Fue un momento que no voy a olvidar en la vida.

¿Cómo se fragua dar un paso tan importante como es Galicia hasta Wolverhampton?
– Al principio cuesta, porque es todo muy distinto entre la vida en Galicia y la de Inglaterra. Allí en Inglaterra, por ejemplo, cenas a las 18:00 y ya es de noche. Si quieres hacer vida extra, aparte del fútbol, no puedes porque las tiendas cierran a esa hora. Obviamente es duro, porque vas a entrenar, terminas el entrenamiento, cenas y ya no puedes hacer nada más. Para un adolescente es duro. Pero sé que si voy allí es por hacerme profesional y luchar por un sueño. Es el sacrificio que tomo pero el no tener una vida fuera del fútbol (el poder salir con mis amigos, no ver a mi familia…) es duro, pero te vas adaptando. Es un cambio muy grande.

¿Costó mucho tomar la decisión o lo tuvo claro?
– Siempre lo tuve claro. Porque vino una oportunidad para ser jugador profesional, que es lo que quiere todo el mundo. Entonces lo tuve claro desde el principio.

¿Cómo te describirías como jugador, para quien no te conozca?
– Me describiría como un jugador rápido, desequilibrante porque siempre busco el 1 contra 1, trabajador porque siempre intento dar el mejor nivel que pueda en los entrenamientos como en los partidos. Y también, sobre todo, constante. Porque lo importante para mí en un jugador es que sea constante. No puede ser un gran partido un fin de semana y al siguiente estés desaparecido. Para mí, lo más importante en un jugador es la constancia.

En lo futbolístico, ¿también fue grande el cambio adaptativo?
– Sí, la verdad es que sí. Aquí el fútbol es muy distinto al de España. Es un fútbol mucho más intenso, un fútbol donde predomina mucho más el físico, donde le dan mucha importancia al tema gimnasio y a la capacidad física. Y mientras tanto, en España es un juego más técnico, donde también predomina lo táctico. Aquí predomina, sobre todo, la intensidad. Aquí hay mucha intensidad en cada balón, es el cambio más grande.

Para todos los jugadores que puedan tener dudas sobre dar un salto tan grande como este, ¿qué les diría?
– Yo les diría que si tú de verdad deseas ser jugador profesional, este es un buen camino. Pero si no lo tienes claro o alguna duda, como el extrañar a mi familia o las dudas sobre si puedes adaptarte bien, no te recomendaría este cambio porque es duro. Pero si lo tienes claro de verdad, vienes aquí a entrenar, a ganarte el puesto y ser profesional lo antes posible, es una gran oportunidad.

¿Cómo es la vida allí en Wolverhampton? ¿El día a día del futbolista?
– Aquí todo es mucho más profesional y me gusta ese ambiente. Por ejemplo, en mi liga están todas las academias profesionales (Manchester City, Manchester United, Liverpool, Chelsea…), eso hace que sea todo un fútbol más profesional, porque juegas contra los mejores equipos de toda Inglaterra.
– En cuanto a entrenamientos, ciudad deportiva… está todo muy bien cuidado, se preocupan mucho por nosotros y, sobre todo, diría que aquí en Inglaterra lo veo muy profesional.
– En el día a día llegas allí, entras a la Ciudad Deportiva, vas a desayunar (porque desayunamos allí), bajas a los vestuarios y te dan la ropa y las botas de entrenar, te cambias y tenemos un pequeño momento para hablar con los compañeros antes de entrenar. Después hacemos la activación al gimnasio, que son 30 minutos donde hacemos bicicleta y demás para prepararnos de cara al entrenamiento.
– Después hacemos el entrenamiento, que son como dos horas y cuando terminamos vamos a comer. Al terminar tenemos otro pequeño descanso para pasar el rato, descansar y demás…si quieres puedes ir al gimnasio o a la sala de ordenadores. Cuando terminas el descanso haces sesión de gimnasio, tren inferior, tren superior…Cuando terminas el gimnasio, yo juego con los sub-23, aunque sigo siendo sub-18, entonces hago mi educación, que suelen ser dos – tres horas al día. También la hacemos en la Ciudad Deportiva con profesores. Y, cuando terminas, te cambias y a casa. Es una jornada larga, la verdad.

¿Qué tan importante es tu entorno en un lugar diferente?
– Es muy importante. El contacto con la familia, representante y demás… yo siempre suelo llamar a mi familia casi todos los días, cómo va el día a día de todos, el fin de semana. Y con mi representante es más de lo mismo.

¿Qué objetivos te marcas en el corto plazo?

– Debutar con el primer equipo o, al menos, ir a entrenar con ellos de manera habitual. Después, poder volver con la Selección todo lo que pueda. Pero estoy concentrado en hacerlo todo bien con mi club, si se puede después ir a la Absoluta pues sería genial.

La última, ¿un deseo?
– Si tuviese que pedir dos deseos, aunque uno no sé si se podrá cumplir. Uno de ellos es ganar la Liga de Campeones, eso sería como un deseo para mí. Y el otro sería jugar un Mundial.

Fuente de portada: @SeFutbol