Osasuna tiene una de las mejores canteras del norte y de España en general, ¿cómo ves esta generación que estás dirigiendo actualmente?

Tanto en el club como en el fútbol base, estamos viviendo un buen momento. Los chicos que vienen de abajo, vienen entrando fuerte. Tienen la esperanza de llegar al primer equipo, y estamos muy contentos por su evolución.

¿Cómo ves a vuestros máximos rivales Athletic Club y Real Sociedad en cuanto a plantilla? Los cuales este año ya no cuentan con dos pilares del año pasado como eran los “Nicos” en el Athletic y Beñat Turrientes en la Real Sociedad.

En la zona norte siempre ha habido competencia tanto con esos dos equipos, como con Alavés y el propio Eibar, que están trabajando también muy bien el fútbol base. La verdad es que con mucha ilusión de enfrentarse a esos equipos y poder medir tus capacidades con rivales de esa envergadura.

Con esta situación que estamos viviendo ahora mismo, ¿cómo trabaja César Monasterio con los futbolistas el aspecto psicológico para que estén conectados cada jornada con parones de por medio?

Está siendo complicado, sobre todo con la incertidumbre en la que vivimos. Nadie es capaz de aventurar cuándo vamos a jugar los partidos o ni si quiera si al día siguiente va a ocurrir algún problema que te impida participar el domingo, ya sea, por posibles casos tanto tuyos como del rival. Está claro que el virus está aquí, y estamos intentando convivir con él, pero a nivel psicológico es complicado adaptarse a esta situación. Pero creo también que nos está viniendo bien para reforzar y desintoxicar al jugador. Que se den cuenta de que al final hay adversidades y que esas adversidades hay que saber gestionarlas y sobre todo estar preparado para competir. Es verdad que hay veces que cuesta el poder trabajar y el poder, incluso, planificar con cierto tiempo. Por lo tanto hay que vivir el día a día.

El año pasado os quedasteis justo detrás de Athletic y Real Sociedad, ¿os veis capaces de acabar la temporada por delante de estos dos “grandes”?

Al final con el tema de los subgrupos, lo importante a corto plazo, es sobre todo, la evolución de los chicos, y es así, pero dentro de la propia competición. Con el tema de los subgrupos estamos centrados en el grupo navarro, riojano y con el Numancia, que es lo que nos toca a corto plazo y no vemos vamos más de ahí. A partir de ahí ya en la siguiente fase, Dios quiera que pueda iniciarse el otro subgrupo y podamos competir con ellos en la siguiente fase y, ojalá, podamos hacerlo y pelear por cosas como son la Liga de Campeones y la Copa del Rey. Estamos ilusionados con ello, pero todavía lo vemos lejos porque a corto plazo tenemos el subgrupo, en el cual, tenemos que demostrar que tenemos capacidad para estar en lo más alto.

¿Qué opina César Monasterio de este nuevo formato al haber ascendido equipos de Liga Nacional, pero sin descender equipos de la categoría?

Con lo del subgrupo, al final pierde un poco de brillantez en esta primera fase, porque en la División de Honor es la primera vez que aquí a nivel regional se empieza a salir y jugar contra comunidades del País Vasco, contra rivales como Real Sociedad, Eibar, Alavés, Athletic, pero sí que es verdad, que luego en esa segunda fase, es ilusionante poder llegar. Porque ahí nos vamos a enfrentar a los mejores rivales del otro subgrupo y tienes capacidad para poder pasar y progresar a fases con otras comunidades, que es lo que al final a nosotros nos gustaría.

¿Confía César Monasterio en llegar en algún momento a entrenar al primer equipo?

Yo estoy centrado en lo que es el fútbol base, en lo que es el División de Honor. Estoy súper ilusionado con reto y el proyecto que tengo y ahora mismo me centro en eso, en disfrutar todo, porque muchas veces como entrenador te cuesta disfrutar del momento y a mi, a corto plazo, lo que pienso y lo que vivo. Luego, las cosas que puedan venir ya vendrán si tienen que venir. Y si no tienen que venir, no pasa nada, estoy feliz ahora mismo con lo que estoy haciendo.

¿Cómo se definiría César Monasterio como entrenador y cómo es tu estilo de juego?

A mi me gusta provocar, buscar el partido, ser activo, no ser reactivo. Me gusta siempre no estar a expensas del rival, si no tener una identidad de buscar al rival, que el equipo vaya alto. Eso es lo que intento siempre inculcar a mi equipo. Dentro de eso, me siento muy identificado con la filosofía de Osasuna y, por ende, el máximo exponente de la filosofía de Osasuna actualmente es Jagoba Arrasate. Entonces, la verdad es que con su referencia en el primer equipo, nosotros en el fútbol base de Osasuna me siento muy identificado y creo que es un buen camino y una buena senda que aprovechar.

¿Cómo es pasar un día en la ciudad deportiva de Tajonar?

Ahora difícil porque ahora el primer equipo está en un búnker, nosotros vamos a entrenar y ese roce que, además, era roce de verdad en años anteriores, este año por la dichosa pandemia no lo estamos pudiendo llevar a cabo, entonces pierde un poco la esencia que tiene un club como el nuestro. Pero la verdad es que recordando el año pasado, era muy gratificante cruzarte por los pasillos con gente de primer equipo, de promesas y mantener esa cercanía que la verdad es que te aporta muchísimo porque son gente muy cercana. Este año lo podemos hacer y lo estamos haciendo por la relación personal que hay y creo que hay muy buena relación, pero nos falta el lugar o el sitio donde poder hacerlo. Ahora ya es más preparado que el año pasado o años anteriores que era mucho más espontáneo.

Foto: Jesús Caso (Diario de Navarra)