Hoy hacemos repaso a la historia del Club Bansander, un club humilde de fútbol cántabro, y a sus últimas temporadas en la División de Honor. El club se formó en 1957, coincidiendo con el centenario del Banco Santander. El 7 de abril de ese año se formó la primera Junta Directiva con los Socios y se aprobaron los Estatutos e inició su etapa de actividades. Al principio, como todo club humilde que empieza desde cero y a pesar de estar afiliado a un banco, solicitó de esta forma una ayuda económica y esta fue la circular en cuestión:

“Para el desarrollo de estas actividades esperamos la aportación económica de todos los empleados del banco de esta provincia, a base de una cuota mensual mínima de DIEZ PESETAS que pueden ser pagadas por anualidades. Los que desean suscribirse con una cantidad superior tendrán, además de todos los derechos, el carácter de socios protectores. Con este objeto se une al presente escrito, un boletín de inscripción que rogamos sea devuelto lo más pronto posible”.

Humildad e historia por bandera

El club cántabro se caracteriza por formar cantera desde hace un tiempo, trabajando desde la base del fútbol, y cuenta con equipos desde las categorías más bajas. Desde niños de cinco o seis años que juegan en la prebenjamín, pasando por los alevines, infantiles y cadetes, hasta los mayores de 18 años, que forman parte del Juvenil y con el División de Honor como máximo representante del club. En todas las categorías mínimo llegan a formar dos plantillas. Con estas, el Bansander sigue siendo un club humilde, familiar e histórico, como ellos mismos se defienden: 

“La historia del Club Bansander es para nosotros una historia sumamente entrañable, porque es la historia de todos. La historia de los fundadores, de las sucesivas juntas directivas, de los socios, de los frecuentadores del Club, de los hijos de los empleados, de los participantes en los juegos…”

Quizá uno de los problemas del club es que trabaja tanto el fútbol base que por él llegan a pasar muchos jugadores que de una manera u otra acaban recalando en el Racing de Santander, que al final es el equipo referente de la comunidad. El club siempre capta talento y forma jugadores, a los que añade los descartes del Racing, por lo que por estigma o cariño acaban regresando jugadores. Al final, hay muchos jugadores que acaban pasando por ambos clubs. 

Un año más, y ya son nueve, el Basander competirá en División de Honor

Gracias al éxito de su organización, el Juvenil competirá por novena temporada en la  División de Honor, desde que debutara por primera vez en la categoría en la temporada 2010-2011. El encargado de dirigir la nave será de nuevo Miguel Vielba, junto a Borja Brea, que ya consiguieron grandes éxitos la temporada pasada. Y es que hasta el parón por coronavirus, la 19/20 es hasta el momento la mejor de su historia en la categoría, ya que quedaron 5º clasificados, superando con éxito los registros de la 18/19 donde fueron 8º y la 17/18 (hasta entonces la mejor hasta su historia) quedando 7º clasificados y con 44 puntos y 13 victorias. Con el objetivo en mente de llegar hasta la tercera plaza, quién sabe si lo hubieran conseguido.

Pero no solo eso, podemos destacar de la temporada pasada también dos grandes datos del Bansander: la racha de nueve jornadas que estuvieron de manera consecutiva sin conocer la derrota y que en su estadio, el Campo San Juan de Monte, solo llegaron a perder dos encuentros y contra los dos cocos de la categoría, el Sporting de Gijón y el Celta de Vigo. 

El Basander quiere seguir con la misma línea de resultados con la que acabó la pasada temporada

Compitiendo en el Grupo 1B de la DH con equipos como el Racing, el Sporting o el Real Oviedo, veremos también si este año vuelven a destacar jugadores como el portero Juan Martín, tercer arquero menos goleado de la categoría; el central Adrián Lacuesta; el capitán Marcos Bustillo; y el delantero Edu Fontán. Para ello tendrán que empezar con buen pie la temporada precisamente visitando a uno de los cocos, el Real Oviedo. 

Foto: Club Bansander