Nadie duda de la calidad de Atlético de Madrid y Real Madrid. Dos equipos que demuestran cada año su calidad y desempeño a lo largo de las temporadas. Pero, más allá del nivel futbolístico de ambos conjuntos, el gran trabajo de los cuerpos técnicos hace que tan importante duelo esté marcado por dos claves: la mejor defensa contra el mejor ataque.

ATLÉTICO DE MADRID: LOS REGISTROS DEFENSIVOS AVALAN AL MURO ROJIBLANCO

El equipo de Carlos González ha hecho de la defensa su seña de identidad. Similar a los homónimos del primer equipo, los números hablan por si solos.

La irrisoria (y fantástica) cifra de tres goles encajados es el mejor aval para los rojiblancos. Especialmente, en el Cerro del Espino, que lo ha hecho su fortín con sólo un gol en contra (vs. Atlético de Pinto, 4-1 en la Jornada 4). Tienen mucho trabajo los merengues para romper el ‘muro’ rojiblanco, que se sustenta por varios aspectos clave en su defensa: la gran competitividad en sus laterales y una pareja de centrales que cada día va a más y que está asentada en el once titular.

LA COMPETENCIA EN LOS LATERALES

La competencia (a veces, incluso excesiva) en los laterales es un punto a favor para el Atlético de Madrid. La veteranía de Adrián Cova es un aval más que importante en el esquema táctico defensivo de los rojiblancos. Su polivalencia, colocación y ese liderazgo que le otorga ser uno de los veteranos le hacen ser un seguro atrás.

Si Sergio Camello es una joya de la cantera en el aspecto ofensivo, su hermano Gonzalo es un gran competidor en la zaga. Sin miedo a incorporarse al ataque, resulta ser la pareja de laterales perfecta en el franco derecho. Muchas veces la constante presencia en ataque supone que el equipo contrario encuentre muchas dificultades para defender y, por tanto, de poder montar el ataque posteriormente.

Con Íker Recio y Adrián Expósito en el costado izquierdo, Carlos González cuenta con jugadores de ADN rojiblanco y de diferentes perfiles, que no hacen sino ayudar a abordar cada partido con multitud de opciones positivas para el equipo.

LA SENCILLEZ NO FALTA EN LA ZAGA

La pareja Marco Moreno y Manuel Lama se ha asentado por completo en la zaga rojiblanca. Gran parte del rendimiento en defensa de los rojiblancos pasa por las botas de estos dos jugadores.

Moreno ya es un fijo como central en el equipo rojiblanco. Internacional Sub-16 y Sub-17, su presencia física va unida a unas condiciones defensivas fantásticas que sin duda son de gran ayuda para el Atlético de Madrid.

Lama es el complemento ideal en esta zaga. De también gran poderío físico, destaca su gran capacidad para no equivocarse en la toma de decisiones. Puede que no sea un central de ’10’ pero es raro que baje del notable. La pareja perfecta para el equipo y para que los rojiblancos puedan respirar tranquilos en un partido donde tendrán que frenar al ‘vendaval blanco’.

REAL MADRID: LA FUERZA DEL COLECTIVO

Si por algo no tiene que preocuparse el equipo de Daniel Poyatos es por la falta de gol. Precisamente, alguno diría que hasta le sobra. Porque sus 44 goles en estas 12 jornadas que llevamos (una escandalosa media de 3,66 por encuentro) son registros practicamente excelentes para una categoría como esta en lo que al ataque se refiere.

Aunque sus promedios como visitante bajan (2,5 goles por partido), Daniel Poyatos ha encontrado en el colectivo la clave para ser un vendaval en ataque. El mejor ejemplo es que tres jugadores del Juvenil Blanco aparecen entre los 10 máximos goleadores : Arribas (3° con 7 goles), Aparicio (4° con 7 goles) y Pablo Rodríguez (6° con 6 goles).

UN ’10’ ESPECIAL

Precisamente uno de ellos es de los grandes culpables de esta excelente situación. Sergio Arribas es el timón por el que pasa la gran parte del juego ofensivo del Real Madrid. Que en nuestra encuesta saliese valorado como mejor jugador no es casualidad. Desatado de cara al gol, Arribas es el metrónomo del ataque de los de Valdebebas y gran parte del rendimiento de su equipo pasa por su actuación este domingo.

RECURSOS Y VARIANTES EN CADA PARTIDO

Pero no es el único jugador que se ha adaptado perfectamente al esquema ofensivo de Daniel Poyatos. Jugadores como Aparicio o como Pablo Rodríguez demuestran que el idilio con el gol no es casualidad. El ataque del Real Madrid es fluido y dinámico y los jugadores lo agradecen. Lo que el año pasado ya logró Poyatos al final de la temporada lo está consiguiendo en los primeros compases de esta.

Además, Eneko Delgado y Juanmi Latasa son más opciones que no desentonan en absoluto con los jugadores mencionados anteriormente. La presencia ya en el filial de más de un jugador de los nombrados sin duda ha beneficiado y mucho al Juvenil A. El abanico de recursos ofensivos es grande, y se espera que suficiente para romper el ‘muro rojiblanco’.