Con el paso del tiempo, el CD Leganés se ha convertido en un equipo histórico en División de Honor. Ya son muchos años participando en esta categoría de forma ininterrumpida. Sin embargo, no terminan de dar el paso adelante para luchar por el campeonato. Bien es cierto que es una tarea muy complicada, puesto que los dos colosos de esta división, Real Madrid y Atlético de Madrid, juegan en otra liga. Sin embargo, se espera que poco a poco se asienten definitivamente entre los mejores equipos de la competición.

La temporada pasada el CD Leganés terminó en séptima posición con 34 puntos en las 25 jornadas que se disputaron. El equipo acabó con diez victorias, tres empates y doce derrotas. Este último es un apartado que deben mejorar en la presente campaña. Fueron el equipo con más derrotas de la primera mitad de la tabla. Finalmente, el bagaje de goles fue de 30 a favor y 39 en contra, otro punto que deben mejorar. El técnico pepinero fue David Bohega, el cual continua al frente del equipo esta campaña.

La temporada comenzó con victoria por la mínima frente al Rayo Vallecano. Sin embargo, el primer mazazo llegó con la goleada por cuatro a cero que recibieron frente al Atlético de Madrid en la segunda jornada. Las malas sensaciones del comienzo de temporada las solventaron con sendas victorias frente al Unión Adarve y el Burgos, colocándose sextos en la tabla.

A partir de ahí se sucedieron una serie de resultados dispares, mostrando a un equipo aguerrido y luchador, pero bastante irregular en cuanto a resultados se refiere. Derrota por la mínima frente al Getafe, victoria contra el Aravaca, nueva derrota contra el Valladolid, y victoria con remontada incluida frente al Móstoles. Por entonces el Leganés seguía ocupando la sexta plaza.

Sim embargo, fue entonces cuando llegó el pero momento del equipo, con tres derrotas consecutivas frente al Rayo Majadahonda, Real Madrid y Santa Marta, y un empate contra el Badajoz. Estos resultados no hacían peligrar ni mucho menos la permanencia de los pepineros, pero alarmaban sobre el estado del equipo.

Tras estos malos resultados llegó la ansiada victoria, esta vez frente al Atlético de Pinto. Este resultado sirvió al Leganés para recuperar la sexta plaza. Sin embargo, esta posición volvió a peligrar con dos derrotas frente al Rayo Vallecano y el Atlético de Madrid, de nuevo por goleada. El equipo no terminaba de mostrarse regular, aunque los continuos fallos de los equipos de debajo le permitían mantenerse en la mitad de la tabla con bastante tranquilidad.

De nuevo, los último partidos de la temporada estuvieron marcados por la irregularidad, con una secuencia de dos victorias frente al Alcorcón y Unión Adarve, derrotas contra Burgos y Aravaca, y victoria y empate contra Móstoles y Rayo Majadahonda respectivamente.

Fue entonces cuando se suspendió la temporada por la pandemia de la COVID-19. De esta manera el CD Leganés acabaría sexto. Fue una temporada marcada por la irregularidad, sin llegar a conseguir una secuencia de tres victorias consecutivas. Además, las numerosas derrotas del equipo lastraron el objetivo de acercarse a los equipos punteros del campeonato. Sin duda este aspecto es uno de los que están señalados para mejorar.

Pese a acabar en sexta posición, el delantero José Luis Cortés, fue el tercer máximo goleador de la competición, con un total de 13 goles anotados. Lo cual da buena muestra de que ofensivamente el equipo funcionaba. Otro de los futbolistas más destacados fue Álvaro Expósito, el verdadero motor del equipo.

La temporada pasada mostró a un Leganés aguerrido y luchador. Se vio a un equipo bastante comprometido pese a que los resultados a veces no llegaban. Por lo tanto, para esta temporada se ha optado por la continuidad del técnico. Se espera que se puedan solventar los errores del año anterior, mostrando a un equipo más regular y que pueda luchar por el objetivo de acercarse un poco más a los grandes.