La ida del enfrentamiento entre Alcorcón y Valladolid nos dejó la única derrota del equipo vallisoletano en esta temporada y una victoria que dio alas a los de David Rodríguez. Hoy, cuatro meses después de aquel duelo entre alcorconeros y vallisoletanos, rememoramos ese partido y su relación indirecta con la música.

Musicalidad en Santo Domingo

En los primeros compases en la máxima competición juvenil, ambos conjuntos estaban encontrando su tono para poder mejorar su voz. El pico de forma estaría previsto para más adelante, ya que apenas contaron con una pretemporada completa. En estos primeros conciertos, Richi Povedano fue el mejor tenor sobre el verde. El mediocentro amarillo destacó por su gran gol desde la frontal. Un libre directo que ejecutó como si se tratase de un concierto en Viena. Desde entonces, se ha destapado como el jugador más destacado en la faceta goleadora del Alcorcón.

Dentro del notable choque local, también hay que destacar a un cuarteto musical. La fortaleza defensiva dio su primera muestra de éxito, continuando a lo largo de los partidos. Entre todos los participantes de este cuarteto, Nacho García fue el mejor. Su sobresaliente poderío dirigiendo a sus compañeros le valió para ser elegido esa jornada el mejor jugador para los internautas de Juvenil División de Honor.

Otro de los aspectos diferenciales del Alcorcón aquella jornada otoñal fue la irrupción de su centro del campo. Carlos Ribagorda y Nata Salazar hicieron diabluras en el medio. Este dúo, al más puro estilo de banda de rock, supo frenar las embestidas rivales y controlar un encuentro que necesitaba de esa melodía rockera para tomar las riendas. Escuadra, cartabón y guitarra eléctrica para dominar la sala de máquinas.

Desafinando en Alcorcón

Lejos queda esa versión del conjunto de Julio Baptista desafinada. Una orquesta que no estuvo acertada y que dejó frío al público presente fuera del estadio. Una versión sin mordiente y con falta de verticalidad que se fue de Madrid sin ningún punto. El banquillo visitante acabó desesperado aquel día por la insatisfacción del resultado. Desde entonces, ninguna derrota y un segundo puesto detrás de la Cultural y Deportiva Leonesa (dos partidos menos para el Valladolid). Una mejora trabajada con cantantes como Iker Pérez o Mario Maroto, protagonistas claros en los mejores momentos del equipo blanquivioleta en estos meses.

Para el anecdotario, fue el único partido que ha jugado el Alcorcón en un terreno de juego diferente en el que lo hace habitualmente. Un distinto auditorio para unos protagonistas de este calado. El choque se disputó en el segundo campo de césped artificial, algo de lo que se quejó posteriormente Julio Baptista por el estado de éste.

Ya en marzo, con todo más entrenado, se repetirá este enfrentamiento entre dos de las mejores orquestas de la DH5. Con todo preparado para el concierto de Valladolid, Filomena pudo desajustar alguna voz y la RFEF canceló por segunda vez este espectáculo, pero esperemos que estas incidencias no sea relevantes para la disputa del choque. Un espectáculo digno de mención con Julio y David como directores de orquesta.