El Real Valladolid y el AD Alcorcón empatan en los Anexos al José Zorrilla en un partido muy intenso. El juego estaría muy igualado, sobre todo en el primer tiempo, con etapas de dominio para cada equipo a lo largo del encuentro. Los locales pudieron conseguir la victoria en los últimos minutos, dónde sus hombres de banda y Slavy, en punta, le pusieron las cosas difíciles a la defensa alfarera.

Real Valladolid 0-0 AD Alcorcón

En la primera mitad la nota dominante sería la intensidad defensiva. Los dos equipos trataban de sacar el balón en corto y presionar a su rival cuando hacía lo propio. En los primeros minutos el juego estaría sobre todo en el centro del campo, con pocas jugadas ofensivas y mucho fútbol horizontal. Se notaba a los equipos bastante conservadores. Ninguno quería perder.

Las primeras jugadas de ataque las tendrían los locales a través de balones laterales, tanto en jugada como desde el banderín de córner. Sin embargo, Erlantz estaría muy atento para proteger su meta. El Valladolid intensificaría su labor defensiva para tratar de sorprender con sus habituales contras por banda. En una de ellas, en el minuto 19, estaría apunto de anotar Renato. Pase de la muerte al que no llegaba por centímetros.

Aunque este aumento de la intensidad terminaría por ser beneficioso para el Alcorcón. El árbitro pintaría numerosas faltas a su favor y los visitantes las aprovecharían para probar a Aceves. El portero no tuvo problemas para despejar la mayoría de balones. Todos ellos salvo un remate de cabeza de Taus en el 23′ en el que solo el palo evitaría que se rompiese el 0-0.

El esfuerzo pasaría factura a los locales, que irían bajando su presión. Algo que el Alcorcón aprovecharía para tomar las riendas del encuentro. Los últimos minutos fueron para los alfareros, con balones largos a sus delanteros intentando sorprender a la defensa vallisoletana. Pese a ello, el árbitro pitaría el descanso con resultado gafas en el marcador.

Durante el intermedio los aspersores regarían los laterales del área que defendería Erlantz en la segunda mitad. El Valladolid buscaría la velocidad por banda y Renato sería la personificación de este tipo de juego. El interior izquierdo tendría hasta tres oportunidades seguidas en los primeros cinco minutos de la segunda parte para romper el empate. Un palo al minuto de reiniciar el partido, un tiro al lateral de la portería y un balón a las manos del portero.

Había vuelto poco sólido al campo el Alcorcón, pero con el paso de los minutos recuperaría la presión alta que le haría volver al partido. Tendría varias jugadas de ataque por banda, aunque sin demasiado peligro para Aceves y su defensa.

El partido estallaría por los aires tras la entrada de Slavy al campo en el minuto 55. Todos los balones locales buscaban al delantero. Nada más salir, contaría con dos jugadas muy similares para romper la igualada. Dos centros laterales que el ariete remataría de cabeza demasiado arriba. Junto a Renato, estaba siendo de lo más destacado de la segunda mitad.

El del Slavy sería un caso similar al de Carrillo para el Alcorcón. El 19 salió al campo a falta de 20 minutos para el final y, en su primera jugada en el partido, tendría la más clara de su equipo en la segunda parte hasta entonces. Balón largo al contragolpe que lograría alcanzar en carrera. Sin embargo, el balón se le quedaría atrás y no podría tirar limpio. Balón a las manos de Aceves.

A partir del 75′ el dominio sería absolutamente para el Valladolid. Los blanquivioletas asediarían la portería visitante hasta el final del encuentro. Los laterales Iker Pérez y Diego Moreno llegarían a línea de fondo insistentemente cómo dos puñales, sacando centros laterales muy peligrosos.

Alguna jugada aislada de los visitantes precedería el recital de fútbol ofensivo que desplegaría el Pucela en los últimos suspiros del encuentro. A partir de un lanzamiento de falta rematado por Slavy en el 90′, los locales encadenarían jugadas de córner hasta que el árbitro señalase el final. Todos sin demasiada fortuna. La defensa amarilla demostraría gran seguridad defensiva.

El partido moriría con 0-0 después de que el último saque de esquina saliese por línea de fondo. Una jugada muy protestada por los jugadores del Real Valladolid, que entendían que el último en tocar la pelota había sido un defensor visitante y, por tanto, debían sacar otro córner.

Resultado que no se puede decir que sea satisfactorio para ninguno de los dos equipos, pero que les sirve a ambos para continuar con sus aspiraciones. El Real Valladolid ya es colíder, empatando a la Cultural a puntos y con un partido menos. Por su parte, el Alcorcón tiene pie y medio dentro de los cinco primeros puestos. Es casi seguro que los alfareros evitarán luchar por el descenso en la segunda fase de la liga.