La cuarentena nos pilló a todos por sorpresa y, más concretamente, a Alberto Manzano. Fue designado nuevo entrenador del Atlético de Pinto tras la marcha de Jesús Núñez. Las ganas y la oportunidad de rescatar al equipo del descenso llegaron a Pinto, pero la situación del Covid-19 dejó tan solo a Alberto Manzano una semana de trabajo con el equipo. Hemos tenido el placer de hablar con él acerca de cómo está viviendo el equipo la cuarentena y de cómo afrontarán el tramo final de temporada si finalmente se juega.

¿Cómo están llevando la situación desde el cuerpo técnico y los jugadores?

La situación intentamos que sea lo más tranquila posible dentro de la complicación y la dificultad que tiene. Nosotros llegamos una semana antes de que empezara todo. Es una pena porque llegamos con ganas al igual que los jugadores. Queríamos sacar y revertir la situación del equipo.

Con los jugadores seguimos en contacto y les mandamos semanalmente un trabajo que hacen casa, se pesan todos los días. Estamos a la espera de que se solucione todo esto para competir los partidos que nos quedan y poder sacar al equipo del descenso.

¿Desde el Club Atlético de Pinto tenéis alguna certeza de si se reanudará la liga, se aplazará o se suspenderá?

Nosotros no pensamos nada porque al final todo lo que hay son comentarios y no podemos hacer caso de ellos. Se ha escuchado que se reanudaría en junio, que no se va a reanudar, que se va a repetir la competición entera. Así que nosotros lo único que hacemos es estar preparados para en el momento en el que se reanude, que es lo que deseamos, podamos competir al máximo nivel.

¿Cómo se gestó su llegada a Pinto? ¿Qué le hizo aceptar el reto de hacerse cargo del equipo?

Yo ya estuve allí en una etapa anterior, dejé muy buenos amigos dentro del club y cuando se marchó Jesús Núñez me llamaron y cogí el puesto. Estuve una época entrenando fuera de España, en Perú, y esa llamada hizo que me picara un poco “el gusanillo”. También porque eran amigos míos y echar una mano tampoco es malo. Además, que el equipo puede tener y tiene posibilidades de la salvación.

¿Qué diferencias hay de entrenar en fútbol senior a las categorías juveniles en el fútbol formativo?

Hay muchas diferencias. Lo principal es la edad de los futbolistas y la etapa. El fútbol senior es ya de jugadores formados, aunque tienes que seguir entrenando cosas básicas. Aquí en la máxima categoría juvenil y del fútbol base. Es una categoría muy competida donde tienes que exigir la competitividad que hay en el fútbol senior y, a la vez, tienes que exigir un grado de formación para los futbolistas. Es complicada porque el número de equipos es muy corto, te enfrentas a clubes de un nivel muy alto, incluso profesional, por tanto, es completamente distinto.

Cuando entra en el vestuario en la situación en la que se encuentra, ¿qué es lo primero que les transmite a los jugadores?

Lo único que les digo es que yo creo en las posibilidades que tenemos, tengo la certeza de que nos podemos salvar. Con trabajo, positividad y dándolo todo el equipo puede salvarse. La mayoría de los partidos que nos quedan son contra rivales directos. Yo creo que los chicos se dieron cuenta, ellos venían trabajando bien porque no es un equipo que haya bajado los brazos en la situación en la que están. Lo dan todo y trabajan para intentar revertir la situación. Si se reanuda la competición, va a ser difícil, pero hay opciones de salvarse.

¿Ha habido algún mensaje en concreto desde la directiva hacia usted para cambiar el curso de la temporada?

No hay otro mensaje que no sea pelear por salvar al equipo. A Luis y Óscar Garvín y José Julián les conozco desde hace mucho tiempo y tienen confianza en nuestro trabajo. En la anterior etapa fuimos para lo mismo, que era salvar la categoría del senior b y lo conseguimos. Por lo tanto, no hay presión, al revés, iremos con todo si vuelve la competición.

Acerca de su anterior etapa en Pinto, ha comentado la situación en la que se encontraba el senior b en descenso, así que ha tenido experiencias previas de este tipo.

Nosotros llegamos al equipo en la jornada 11 y llevaban tres puntos en preferente. Al final de temporada lo salvamos, el equipo reaccionó bien, los jugadores fueron espectaculares y quedó un recuerdo muy bonito aquí en Pinto.

En cuanto a lo que se va a ver en el campo, ¿qué fútbol va a plasmar Alberto Manzano en el césped? ¿Se va a presenciar algo característico suyo?

Mis equipos suelen trabajar mucho. Son equipos que presionan, que van a los partidos sin especular, generalmente. Pero también la situación del equipo te da juego a que no se pueda especular, sin esperar a las segundas partes a ver qué ocurre. Hay que ir a ganar los partidos, a presionar bien arriba, a darlo todo y a ver cómo sale.

Los jugadores jóvenes en estas situaciones pueden tender a venirse abajo. ¿Has tratado psicológicamente este tema en el tiempo que has podido hablar con ellos?

No me ha dado tiempo. Lo único que hemos hecho ha sido entrenar una semana con mucha intensidad desde el primer día hasta el último y los futbolistas respondieron estupendamente. Poco más.

Los chicos lo que quieren es entrenar para al final el domingo intentar ganar. Yo creo que eso viene solo. El futbolista coge confianza si los resultados llegan, si se entrena bien, confía en ti si ve que lo que estás diciendo es verdad. Al final, lo único que les pude decir es que cada semana era una, que el lunes había que olvidarse del resultado del domingo pasara lo que pasara. Empezar la semana con todas las condiciones, tanto psicológicas como físicas, para entrenar a tope y afrontar el siguiente partido.

Para terminar, ¿qué mensaje le manda a todo aficionado del Atlético de Pinto y de la División de Honor en la situación en la que nos encontramos?

El mensaje más importante es que nada importa más que la salud. Espero y deseo que no hayan tenido pérdidas en esta situación complicada. Al final cuando pasan estas cosas y, de repente, te para de golpe te das cuenta de que están la familia, los amigos y la salud por delante.

Foto: Atlético de Pinto