Con pocas horas previas al derbi de La Laguna, Adrián Albéniz se muestra tranquilo. «Como un partido más», lo que da la experiencia de conocer al dedillo el fútbol juvenil canario. La competición, rivales como el Tenerife y Las Palmas . Y con esa tranquilidad se emprende una conversación amena y de fútbol. Mucho fútbol.

La primera pregunta es una fórmula de cortesía, pero siempre la hago: ¿Qué tal estás?

Bien, bien, genial. Eso nunca cambia.

¿Y el equipo? ¿Cómo se encuentra?

Bien, el equipo bien. Nosotros no enfocamos la semana en base a que sea derbi o deje de ser derbi, al final llevo años entrenando, y hay que conseguir llegar al corte lo antes posible porque luego pasa lo que pasa.

Yo estoy contento con ellos, tanto cuando ganamos como cuando perdemos porque la verdad que de momento el trabajo que están haciendo es bueno. O sea que en ese sentido no tengo ninguna queja hacia ellos.

¿Pero no se enfoca de manera diferente un partido como este, no hay nada que cambie? Entiendo que, a la hora de entrenar, no, pero… ¿no hay una presión añadida? ¿No se vive de manera especial entre los jugadores, entre el cuerpo técnico?

Hombre, yo entiendo que no. Es verdad que luego tu no puedes llegar a controlar al 100% lo que cada chico tenga en la cabeza o la gente del club, pero yo entiendo que no porque al final ya he jugado varios, porque yo incluso he jugado en el Laguna en etapas anteriores, y yo creo que estos partidos al final hay que afrontarlos como si realmente jugases con cualquier otro equipo de la categoría. En el sentido de que a lo que tu tienes que llegar es a un objetivo de 35-36 puntos y, de aquí a abril, hay que intentar sacarlos con cualquier equipo que tengamos delante. Es verdad que luego tu no puedes controlar si hay un sentimiento un poco más especial en cada jugador. Pero yo entiendo que no porque a veces incluso la sobreexcitación, y el llevar esa situación como algo diferente a lo que haces habitualmente puede hacer que el rendimiento del equipo no sea el que viene haciendo las semanas anteriores.

Nosotros tenemos un público más enfocado hacia el grupo 5, por lo que, para el que no conozca este grupo canario, ¿cómo es el Juventud Laguna?

El Juventud Laguna es un equipo que está de nuevo por tercera vez en División de Honor. Intentamos que en algún momento logremos una estabilidad como ya tienen otros equipos de la categoría.

En cuanto a plantilla, es un equipo que está casi en un 60-70 % compuesto por jugadores que viene de atrás, de los últimos 3-4 años, de haber estado en el Juventud Laguna y estamos entonces con chicos que viene a aportar un poco de tercer año y que pueden ayudar un poco en cuanto al tema de la experiencia en la categoría.

Pero, al final somos eso, un equipo humilde en Laguna que tampoco puede mirar más allá del objetivo que es intentar salvar la categoría, para que sea un premio no solo el haber ascendido, sino que el mantenerse también reconforte, sobre todo, al grupo de chicos que van a acabar este año su formación a nivel juvenil porque ya cumplen la edad, y ya pasan a regionales. Y creo que se merecen lograr la permanencia e irse con la tarea hecha, como quien dice.

A día de hoy sois décimos con 12 puntos en la clasificación. El balance es bastante positivo, ¿no?

Hombre, podría ser mejor. Tuvimos un partido que le ganamos al Tenerife , del que la gente habló y habló, pero al final eso no te sirve de nada, porque yo hubiese preferido mil veces haber perdido con el Tenerife, y haber sacado puntos con los rivales con los que nos vamos a jugar realmente las judías, como quien dice.

Las sensaciones para mí no son malas. Al final el equipo, lo bueno que tiene es que en todos los partidos ha competido bien. En el día te puede salir mejor o peor el resultado, pero la sensación de que el equipo compite y que no baja los brazos siempre es importante porque te da una seguridad de que no van a rendirse sea cual sea el adversario y el resultado. Y hombre, yo creo que en casa nos falta continuidad: ganamos al Tenerife y no volvimos a ganar en casa hasta la jornada pasada con el Ofra.

Hemos pasado varias jornadas en casa donde, entre empates y derrotas, no hemos sido lo suficientemente solventes porque la salvación de la mayoría de los equipos de la División de Honor se sustenta en casa. Nosotros en Las Palmas sí hemos sacado algunos partidos buenos que nos han dado esos puntos que nos han faltado en casa, pero donde realmente tenemos que mejorar es en La Laguna.

Un poco entrando en ti como persona, ¿cómo es Adrián Albéniz a la hora de entrenar y que esperar de sus equipos?

Al final yo soy una persona bastante cercana con los chicos. Me gusta que la mayoría de los entrenamientos sean basados en situaciones que se les puedan dar a ellos en algún momento del partido. En base a que si tu las trabajas durante la semana, sin ser matemático o una ciencia exacta, el futbolista, en el momento del partido, va a tener mejores respuestas ante esas situaciones, que si no se lo has sabido transmitir durante la semana. Así que, en ese sentido, exigente a la hora de que me gusta que los entrenamientos sean intensos, que los chicos estén enchufados, que vengan porque tienen ganas de entrenar y no porque tengan que cumplir la agenda del día y del resto nada más… Al final, dentro de mi exigencia, soy un tío bastante cercano. Me consideran un “pive” al lado de ellos. En el sentido de que lo bueno en estas edades es tener un entrenador que sea muy cercano a ellos porque al final les vas a entender mejor en diferentes momentos.

¿La experiencia en División de Honor, como entrenador, cómo la estás viviendo?

A ver, yo ya he entrenado años en esta categoría y la verdad es que a medida que pasan las temporadas, uno lo vive de una forma una poquito menos intensa que en años anteriores. Pero es verdad que a mi la categoría División de Honor es la que más me gusta, con diferencia. He entrenado en otras, en preferente incluso, pero la División de Honor es una de las más bonitas que hay a nivel formativo porque es donde yo considero que el fútbol todavía no está, y no quiero que s eme entienda mal, “manchado” por el tema del dinero. Que lo jugadores van porque realmente les apetece estar en esa categoría, porque les gusta entrenar. Entrenan cuatro veces por semana, más el partido, cinco.

Estamos hablando de muchos días a la semana. Y realmente te gusta ver que le gente que va, va porque realmente todavía le tiene ese respeto a este deporte. Luego, en regionales, los jugadores van pensando más en las necesidades económicas de cada uno. Yo creo que esta categoría, para mí, es la más bonita que hay. Y supongo que el año que viene seguramente, muchos te lo dirán de la que va a ser de cadetes, que también se va a hacer una División de Honor cadete aquí en Canarias. Porque yo creo que es donde todavía el futbolista lo vive y le gusta y lo siente, sobre todo.

No dudo nunca del talento de los entrenadores, porque los que están en División de Honor, al final siempre tienen algo que les diferencia del resto, pero ¿mantenerse es siempre tan difícil en esta categoría? ¿Cuál es el secreto?

El secreto es no bajar los brazos, no se los demás grupos, supongo que pasará lo mismo que aquí, al final nosotros somos 16 equipos de los cuales dos son Tenerife y Las Palmas, dos que nunca van a pasar apuros en la categoría, de hecho se reparten siempre el título. Y luego siempre hay 3-4 equipos que consiguen amarrar un equipo bueno, en la zona de donde son, tienen una gran capacidad para captar futbolistas, y luego empiezas a hacer números y te quedan 8-9 equipos que tienen que escapar de las últimas cuatro posiciones.

Al final el secreto no creo que haya ninguno, sino intentar no llegar a las últimas 5-6 jornadas metidos en la zona roja, porque ahí ya luego es muy complicado que puedas salir; los equipos no se van dejar se dejan los puntos. Si se los dejan es en el primer tramo de temporada.

Creo que secretos pocos te van decir alguno, y si te lo dicen te agradecería que me los pasaras a mí, porque yo no conozco otro que no sea competir cada partido, saber que aquí te va a ganar cualquiera, y que tú, le puedes ganar a cualquiera, y sobre todo, los pies en la tierra, para la semana siguiente trabajar y que el resultado no te influya, y te centres en lo que viene, y no te pongas a pensar en lo que pasó o dejó de pasar, porque realmente si lo haces así, entras en un bucle que no te deja avanzar a lo que realmente quieres, que es centrarte en el siguiente que te toca.

Roque Mesa, Jonatán Viera, David Silva, ahora Pedri, que también estuvo en el Juventud Laguna, ¿Qué tiene le fútbol canario para que salgan tantos buenos jugadores, y además, con tanta clase?

¡Hombre!, el fútbol canario es muy callejero, dentro de que a todo el mundo le gusta trabajar …, o por lo menos a mí, tácticamente al equipo, intentas no frenar al futbolista del talento que tiene innato, de que él tenga situaciones que no estén entrenadas sino simplemente que las haga porque le salen, por ahí va un poco.

El perfil de jugadores que has nombrado, lógicamente hay mucha diferencia entre unos y otros, pero creo que va por ahí, en el sentido de que dentro de que puedas hacer un trabajo táctico bueno, o físico y que el equipo esté bien trabajado, al futbolista no tienes que coartarle en el futbol interior que lleva porque si no, de otra forma no le vas a dejar que disfrute, al final esto también va de que los chicos se formen y sigan disfrutando, porque sino, no estarían metidos dentro de una estructura de futbol como es la División de Honor.

¿Alguna superstición o promesa por este partido?

Por este partido no, pero si es verdad que yo antes no era así, pero he cambiado en los últimos años si soy así. Intento usar el mismo boli para marcar las últimas indicaciones del equipo en la caseta, la misma forma del calentamiento antes de empezar le partido, aunque luego lo he hecho y también he perdido. Pero lo hago básicamente porque me siento un poco mejor. Todos los partidos que suelo jugar tengo esas cositas, el bolígrafo, la línea del calentamiento, que sea la misma.

FotoAdrián Albéniz